Hacer ejercicio en casa TAMPOCO es la solución

Volvemos de las vacaciones con muchos retos, motivada con listas interminables de cosas por hacer este curso. El primer objetivo es “PONERME EN FORMA”, ya sé que es muy poco original, pero la manera de ponerlo en práctica en mi caso sí lo es…y os lo muestro en este divertido video casero que he preparado.

¡¡Espero que os guste!!!

https://youtu.be/E0PCe6xo98Y

Y mis mamis, ¿cuál es vuestro truco para estar en forma? Como podéis ver en el vídeo necesito ideas. Continuar leyendo “Hacer ejercicio en casa TAMPOCO es la solución”

Qué confuso es el instinto materno

Hace unos días el instinto materno me jugó una mala pasada. Me sentía cansada, y sobre todo con el estómago muy revuelto, mareada…sí sí…seguro que estáis pensando lo mismo que pensé yo: “¡seguro que estaré embarazada!¡Ay Dios!”

El primer paso fue hacerme un test de embarazo que salió negativo, me tranquilizó, pero pasaban los días y yo seguía encontrándome mal, sabía que algo pasaba. Y no sé bien cómo ocurrió, pero de repente me encontré acariciando mi barriguita (o barrigón mejor dicho). Pero ¿qué nos pasa a las mamis locas? ¿creemos que tenemos energía infinita? ¿no tenemos bastante con el amor, y el trabajo, que nos dan las princesas? 

Pues es que estamos locas de remate, y es culpa de nuestro instinto maternal, de nuestra naturaleza, que ha provocado que en solo 1 minuto haya estado: asustada, feliz, preocupada, agobiada, sonriendo, emocionada y planeando una nueva vida. Me decía a mí misma: “no estás embarazada loca”, pero mi mente iba por otro lado pensando en posibles nombres… y mi corazón lloraba de miedo… una coctelera sin sentido.  Continuar leyendo “Qué confuso es el instinto materno”

Tips de malamadre VS malaprofesional – Parte 2

Sigo compartiendo con vosotr@s mis confesiones como malamadre y malaprofesional, con el objetivo de reirnos de nosotras mismas, y de desahogarme un poco también.

Si eres una malamadre y malaprofesional sabes que…

– algunas veces, o quizás muchas, sueles hacerte la dormida los sábados o domingos por la mañana para que las princesas con suerte sigan en la cama un rato más, o por la noche a su lado para que dejen de jugar y se duerman.

– o les dejas ver los dibus el fin de semana para dormir un rato más (que se lo digan a mi amiga Maria Jesús).

– un día a la salida del cole te enteras que la hermana mayor organiza sus propios eventos, y lleva planeando desde hace semanas una “fiesta de pijamas” en casa con sus amigas de clase. De tal palo, tal astilla.

– has cenado una bolsa de chuches de algún cumple de la hermana mayor, y de postre un minikitkat, o dos o tres. Solo para que ella no se los coma, claro. Continuar leyendo “Tips de malamadre VS malaprofesional – Parte 2”

Mami déjame que yo lo hago

¿Os ha pasado alguna vez que no habéis sabido explicar correctamente a vuestro peque algo? Os pongo un ejemplo: “Cariño, si algo es mentira, significa que no es verdad, ¿lo entiendes ahora?” “Y mami, ¿qué significa verdad?” 😥

Pues esa fase o periodo del “¿y por qué?” de la hermana mayor ya la he pasado, al menos eso creo. Pero ahora estamos inmersas de lleno en la fase titulada como este post: “Mami déjame que yo lo hago”.

Desde el inicio de curso de infantil, la seño nos insistió en que teníamos que favorecer el desarrollo de la autonomía de nuestros hij@s: que se limpie el culito sol@, que coma sol@ en el comedor, que explique en clase sus trabajos y se acostumbre a hablar ante el público, etc…

Como madre normal y corriente, la primera reacción es decir: “¡ooohhh, si no puede hacer eso sola, si es muy pequeña, qué empeño en forzar el aprendizaje, ya aprenderá más adelante!”. ERROR. Cuando pasan los primeros días del curso, observas que la hermana mayor está feliz y se ha adaptado sin problemas a estos cambios en el cole, una vez más los niñ@s nos sorprenden con sus tremendas capacidades. Continuar leyendo “Mami déjame que yo lo hago”

Tips de padrazo y/o padre del año

Me encantó publicar el post de “tips de madre NO primeriza” y recibir comentarios sobre vuestras anécdotas también, así que me puse a preparar una segunda lista de tips…pero se me ocurrió una idea: ¿y cuáles son las aventuras de los padrazos?¿cómo lo viven y se organizan?

Hoy comparto con vosotr@s algunas locuras del encantador papi de mis princesas, para mí el “padrazo del año” o “padre coraje”.

El auténtico padrazo

  • empapela todas las esquinas en forma de pico de los muebles de casa con goma espuma blandita color azul chillón y cinta americana. Lógicamente, estropeando por completo el diseño y estilismo del hogar, e incluso guardando muebles preciosos y caros en el trastero con la promesa de “será sólo un tiempo, seguro que no se estropearán y pronto tendrás de nuevo el salón de tus sueños, cariño”.

 

  • quita los tiradores de los cajones de la cocina, salón y entrada de la casa, porque son altamente peligrosos. En su lugar, coloca cuerdas para poder tirar de ellas para abrir el cajón, o directamente tienes que dejarte las uñas y las yemas de los dedos. El resultado: acumulamos las cosas en la mesa y estanterías para no tener que hacer malabares para abrir el cajón sin tirador, y la bebé se entretiene en tirar de las cuerdas y abrir el resto de cajones una y otra vez.
  • Continuar leyendo “Tips de padrazo y/o padre del año”

Tips de malamadre VS malaprofesional

Hoy comparto con vosotr@s mis confesiones como malamadre y malaprofesional, con el objetivo de reirnos de nosotras mismas.

¡Allá vamos!

Si eres una malamadre y malaprofesional sabes que…

– lo más parecido a una siesta es cerrar los ojos mientras la hermana mayor juega contigo al salón de belleza y te pinta las sombras.

– aunque pueda parecer lo contrario, la película de #Frozen y la de #Sing son tus verdaderos aliados en un lunes duro de trabajo en casa y fuera de ella.

– el domingo por la noche a las 1 de la madrugada cuando terminas de recoger y organizar las cosas de la semana, te das cuenta de que la hermana mayor lleva un papel en su mochila del cole en el que hay instrucciones para hacer un trabajo en familia durante el fin de semana, que lógicamente no habéis hecho. Y de nuevo llevará las tareas tarde.

– sueles quedarte en el coche sola para escuchar una canción más a máximo volumen antes de recoger a las peques. Continuar leyendo “Tips de malamadre VS malaprofesional”

Tips de madre NO primeriza

Como veo que os gustó mucho el anterior post de “ya no soy madre primeriza“…aquí os dejo otra lista de confesiones o tips de mami no primeriza:

El segundo hij@…

se duerme con una cuchara en la mano. Pues sí, que ya todo da igual, que si a ella le hace feliz no se la voy a quitar, aunque si quisiera quitársela no podría porque, en mi caso, la segunda hija viene con triple ración de genio y fuerza. Lo que pasa es que aprendes a enfadarte solo por lo verdaderamente importante…porque de otra forma estarías TODO el rato enfadada.

come galletas del suelo. Papi tenía una regla de los “5 segundos”, es decir, que si estaba algo en el suelo menos de 5 segundos entonces la hermana mayor lo podía volver a chupar o comer sin problema. Pero con la bebé ya ni contamos hasta 5, nos limitamos a resoplar pensando “¡si no pasa naaaa!”.

va sin atar en el cochecito. Sé que es muy probable que la bebé un día se caiga del cochecito al suelo, pero es que tengo comprobado que si la dejo a su aire sin atar va mucho más tranquila sentada. Si lo piensas tiene que ser molesto que te quieras mover y unas cuerdas horribles te lo impidan…yo me revelaría también ¿será cuestión de personalidad? Con la hermana mayor no daba tiempo a ver su reacción al atarla, porque puedo contar con una mano las veces que ha ido sentada en el cochecito mirando el paisaje…de ahí que tenga las cervicales en “rompan filas”.  Continuar leyendo “Tips de madre NO primeriza”

Estás, pero no estás

¿Cuántas veces he oído esta frase? ¿Cuántas veces he suspirado mientras la repetía mentalmente?

¿Cuántas mamás se sienten así? ¿Les pasa también a los papás?

Hoy para celebrar el día de la madre, lo primero que pensé fue que iba a estar con ellas y solo con ellas, ni móvil, ni ipad, ni trabajo dentra y fuera de casa, y que quería hacer un ejercicio de escribir un lista de cosas que mejorar como mami, por mí y por ellas.

Nació la hermana mayor y estuve 16 meses por y para ella, solo las dos haciendo lo que nos apetecía en cada instante: durmiendo mucho, paseos, sin horarios estrictos, con juegos y sesiones de palomitas y pelis, manualidades y talleres, disfrutando del parque y de los amigos. Hice un parón en mi vida profesional, en mi vida social nocturna, nada de viajes largos ni de comprarme ropa. Juntas 24 horas al día, abrazadas hasta de noche y felices, muy felices. No conocía la palabra #malamadre, ni tenía un blog, ni publicaba en una cuenta de instagram, ni me sentía culpable. Cocinaba poco y limpiaba la casa una vez a la semana como mucho…y es que mi único plan y mi única obligación era SER MAMÁ, una mamá a tiempo completo, y me sentía la mejor mamá del mundo, había tenido que escoger y estaba orgullosa y feliz con mi decisión.

Pues bien, cuando cumplió 17 meses, a mami le ofrecieron un trabajo y todo cambió, nuestra vida y rutina, muchos días hasta nuestro humor: guardería y virus, días enteros con la abuela, sobreviviendo con tuppers y potitos comprados, menos juegos…pero mi pequeña seguía sonriendo a todas horas, seguía siendo feliz, pero yo empecé a sentirme #malamadre y #malaprofesional, a sentirme siempre culpable. 

Culpa. Responsabilidad.

Y cuando llegó la nueva bebé…CAOS TOTAL. Y no me refiero tanto a nivel logístico y de planificación (porque ya sabéis que mami es experta en gestión 😉), el caos lo vivo y lo siento solo yo EN MI CABEZA. Pocas horas de sueño, dieta de dudosa calidad, horarios estrictos, desahogo escribiendo en un blog, contacto con amigas solo por Facebook, y curiosear en Instagram como único momento diario de entretenimiento marterno.

Vuelvo a sentir a veces que estoy pero no estoy, que soy madre a medias, profesional a medias, esposa a medias, amiga a medias. Un día quiero dejarlo todo y volver a aquellos meses de #buenamadre y #malaprofesional, y al día siguiente siento que ser #malamadre y #buenaprofesional tampoco es tan malo. Lo que os contaba, un lío, a diario.

Y ¿por qué os cuento todo esto hoy? Pues porque la primera cosa que he apuntado en mi lista para ser mejor madre es: 

Deja de quejarte

Porque esto es lo que soy hoy, fruto de mis decisiones y de lo que nos ha tocado vivir. 

Porque tengo dos princesas sanas y felices, porque tengo a un compañero perfecto y mejor padrazo, porque tenemos trabajo que nos permite ahorrar y ofrecerle a las princesas el futuro que ellas elijan.

Porque tengo buena salud y fuerza, porque tengo a mi alrededor muchas personas que me ofrecen su ayuda cuando la necesito.

Y porque al final lo que verdaderamente importa es que soy tremendamente feliz cuando papi y mis princesas me hacen estos regalos tan preciosos y repletos de cariño hacia mí.

Feliz día de la madre a todas las heroínas que día a día luchan por sus hijos y por su familia.

Da igual como lo hagamos, porque lo importante es que estamos.

Porque las heroínas que ya no están, se merecen que seamos mejores por ellas.

Somos su espejo

Jueves, 6 de abril, a las 22:57 horas, después de un día intenso de trabajo y actividades, y de una semana con nuevas rutinas de trabajo fuera de casa y adaptación a la guardería, me siento en el taburete de la cocina, y antes de comenzar a cocinar y preparar los tuppers para la semana siguiente, observo que tengo más de 600 mensajes de whasap en el grupo de las mamis de la clase de la hermana mayor, leo un poco, respiro primero, y escribo el siguiente mensaje:

Bueno. Le he dicho a Natalia que al final no hay procesión del cole, pero que el domingo le pondré su traje y mantilla para ver a la borriquita. Y se ha quedado conforme y feliz. Al final es eso, que son niños y de momento les contentas con otra cosa y listo. Gente así nos encontraremos y se encontrarán siempre en todos sitios, pero me gusta pensar que en el fondo son unos infelices que su única ilusión es joder a los demás y les da igual todo, así que allá ellos y su vida de mierda. Nosotras todas por suerte tenemos a unas familias preciosas y solo tenemos que pensar en disfrutar al máximo de todo con ellos. El resto de gente que se averigüe. No se merecen ni que perdamos un minuto más hablando de ellos y de sus hazañas…nosotras a lo nuestro. Ahí lo dejo, que me voy a poner a hacer comidas que las princesas ¡¡¡ya duermen!!!

Continuar leyendo “Somos su espejo”

Mi segundo primer año

Hoy estoy emocionada, con la cabeza repleta de recuerdos, ¿ya ha pasado 1 año?

Y miro fotos y vídeos, y vuelvo a sentir, a llorar, a sonreir, a oler y de nuevo llorar.

¿Qué os puedo contar de mi segundo primer año?…que ha sido completamente distinto al primer año de la hermana mayor. Yo me he sentido distinta, la bebé es distinta a su hermana, papi también ha cambiado, nuestra vida es distinta. 

Yo me siento distinta

Durante el embarazo, implicada de lleno en el trabajo y retomando mi carrera profesional de nuevo, pensaba que con tu llegada nada cambiaría, que a ti si te llevaría a los 5 meses a una guardería y que no te daría el pecho tantos meses. Pero para mi sorpresa todo cambió cuando te vi, cuando lo volví a sentir, por nada del mundo te soltaría de mis brazos y mi pecho. 

Pero lo que de verdad no me esperaba es que a los 5 meses te colgara en la mochila y emprendiera un nuevo modelo de trabajo, con mi bebé a cuestas literalmente, tú tan buena y tranquila que lo hacías tan fácil, y a mí me encantaba. Así seguimos varios meses, de proyecto en proyecto, juntas las 2 por las mañanas y también con la hermana mayor por las tardes, formamos un equipo de super-princesas. Había gente que no estaba de acuerdo, les parecía #malaprofesional y #malamadre, pero papi me decía: “si tú estás feliz así y las peques también, sigue apostando fuerte”. Menos mal que también conocí a otros profesionales que se alegraban al verte acompañarme a una reunión, y como buena comercial les devolvías una sonrisa y te los metías en el bolsillo, de nuevo haciendo más fácil mi trabajo.  Continuar leyendo “Mi segundo primer año”