¿Bailamos?

Siempre he sufrido dolor de cuello y espalda: primero las clases de piano, estudiar, trabajar 16 horas delante del ordenador… Y luego fui mamá…y mi dolor ha empeorado considerablemente porque a mis princesas les encanta estar en brazos de mami, dormir encima de mami, comer encima de mami…y yo encantada, la verdad, disfruto mucho.

Aunque el fisioterapeuta (y mi madre) no piensa igual, y me mira con cara de asombro: “estás fatal niña, tú no puedes seguir así, te vas a buscar algo grave en la espalda”…En la última sesión de la semana pasada me recomendaron que hiciera algún tipo de ejercicio para fortalecer la espalda: pilates, yoga, danza… A mí me encanta bailar, así que empecé a consultar sitios cerca de mi casa para apuntarme a alguna clase…pero claro…mi niñero no llega a casa hasta las 9 de la noche, y no he encontrado nada a esas horas…además a esa hora me pongo en #modomamiautomático de baño,cena, bibi y a la cama…para nada me apetece coger el coche, hacer ejercicio y volver tarde a casa (y encontrarme a las princesas jugando con papi sin ganas de irse a dormir).

Como este plan no funciona, se me ocurre preguntar en varios centros si puedo acudir a clase por la tarde pero con “paquete” (mis princesas, por supuesto)…os imagináis la respuesta: “lo siento, no está permitido”… Continuar leyendo “¿Bailamos?”

Reto conseguido

Domingo 20/11/16, 22 h y pico de la noche, estamos en casa los cuatro por fin después de un fin de semana intenso de FAMILY FUN WEEKEND, la bebé se ha dormido y cojo en brazos a la hermana mayor, ella se sorprende y me abraza tiernamente. La llevo a su cama y me tumbo con ella (más sorprendida estaba ella todavía), papi le trae un bibi y se lo bebe mientras que la abrazo, le acaricio el pelo, le hago una simple broma y reímos a carcajadas, a oscuras sigue contándome cosas, pasa de un tema a otro emocionada (pensaría “mamá está conmigo en mi cama y estoy súper contenta porque nunca lo hace, siempre está durmiendo a la hermana y papá es quien me cuenta un cuento y me duerme…”). Yo mientras no paro de pensar “qué pena que con la preparación del evento no les he prestado suficiente atención ni a mis niñas ni al papá, estos días no he sido una buena madre”…(otra vez culpable)…pero empiezo a escuchar a la hermana mayor y me doy cuenta de que lo que me cuenta tan emocionada son todas las anécdotas divertidas que ha vivido este fin de semana…“mamá me lo he pasado muy bien en la fiesta que hemos ido este fin de semana…”…y le digo “te acuerdas bebé que mamá ha estado trabajando con el ordenador y el teléfono muchos días en casa verdad? pues mamá estaba preparando esta fiesta tan chuli…te ha gustado?…”. En la oscuridad podía ver la sonrisa de ella contándome que había aprendido palabras en inglés, que le contaron un cuento de una hada y de una luna que tenía ojos, boca y nariz, que le ayudó a una seño a preparar pan…y mientras nos abrazábamos y reíamos… Papi hizo el relevo y vino a contarle un cuento…y mami emocionada ya se sentía un poco menos culpable. Continuar leyendo “Reto conseguido”