Por favor nunca me faltes

Hoy recuerdo que hace unas semanas estábamos abrazados solos en el sofá, y me mostrabas tu lado más sensible y llorón, recuerdo tus palabras:

“No te puedes imaginar lo que te quiero Piedad, por ti haría cualquier cosa. Quiero pedirte perdón si alguna vez te he gritado en una discusión, perdón por no hacerte mucho caso y estar siempre mimando a las niñas, porque tú eres mi vida. Por favor nunca me faltes.”

Es cierto que a veces nos hace falta que pase algo malo en nuestras vidas para que nos demos cuenta de lo afortunados que somos y de las personas que queremos. Pero precisamente en tu caso, mi vida, no es así, porque tú nos quieres y nos cuidas al máximo cada día, al 100%, con todo tu corazón y tus fuerzas.

No tienes que pedir perdón por gritar, porque lo hiciste para que yo bajara la voz al gritarte a ti.

No tienes que pedir perdón por amar tan profundamente a nuestras niñas, porque esa es mi felicidad, veros jugar.

Sé que has hecho cualquier cosa por mí, tengo una lista interminable de cosas desde que nos conocimos. Y sé que arriesgarías todo si te necesitamos. Lo sé. Lo sabemos. Y eso también es mi felicidad, tu apoyo.

No te puedo prometer si te faltaré algún día, lo que sí te prometo es que me tendrán que arrancar de tus brazos. Lo que sí te prometo es que viviré queriéndote cada día, haciéndote feliz cada día, besándote cada día.

También me dijiste ese día que me concederías todos mis deseos, y el sábado en la boda de César en el árbol de los deseos, escribí mi petición: “Piedad, ¡escribe un deseo!”. Y mi primer pensamiento siempre eres tú: “Celebrar nuestro 25 aniversario de boda”.

Feliz 8 aniversario mi amor 👰 🎩.

Te quiero. Te queremos.

Deja un comentario