De mayor quiero ser como mi madre

A menudo a mi alrededor hay personas que me preguntan por qué llevo la vida que llevo, por qué tanto lío, tantos eventos, tantos proyectos profesionales y personales, tantos talleres en familia, por qué este blog, por qué las redes sociales, por qué esa exigencia por ser “súper mami” y de intentar llegar y todo y controlar todo.

Normalmente sonrío y no contesto, porque en realidad no lo entienden, o no quieren entenderlo. Pero hoy quiero escribir mi respuesta y compartirla con vosotr@s:

Pues porque quiero ser un BUEN ejemplo para ella, para ellas, no “perfecto” ni “adecuado”, solo un ejemplo lleno de amor y sentido común, un ejemplo que les haga felices. No quiero ser una súper mami, pero sí quiero ser SU súper mamá, su apoyo, su inspiración, su influencia, su amiga.

Por eso tanta exigencia, porque ser una buena persona es una responsabilidad, pero ser madres y padres es una responsabilidad aún mayor, y además ser madres y padres de niñas es un gran reto y hay que darle importancia y ser conscientes a cada momento.

Y no, no estoy loca por llamar a mis hijas “princesas” porque el significado para nosotras de una princesa es ser una persona importante, influyente, líder, con poder para hacer cosas importantes y buenas por los demás, valiente, que cuida su imagen, educada, culta y también divertida y con don de gentes. Ah claro, y con los vestidos más preciosos del mundo, jeje.

Porque jugar a imaginar que somos princesas, e incluso comportarnos con tales, es algo tan válido como cualquier otro sueño. Porque ser mujer también es tan válido como ser hombre.

No pienso renunciar a ser princesa, ni a ser mujer, ni madre por muchos comentarios y obstáculos que me encuentre.

Intentaré que ellas vivan y luchen por ser como quieran ser, y elegir lo que quieran hacer con sus vidas y qué personas le acompañarán.

Les enseñaré lo que es el RESPETO y el AUTOESTIMA, y que confíen en sus HABILIDADES.

Hoy doy las gracias por el apoyo de mi familia y sobre todo de mi compañero de viaje, mi aliado en esta responsabilidad que tenemos, mi inspiración y que me impulsa cuando me fallan las fuerzas, porque muchos días me fallan las fuerzas, muchos días, aún demasiados, pero juntos miramos atrás y nos sentimos orgullosos, miramos el presente y sonreímos, y miramos el futuro y suspiramos valientes cogidos de la mano.

Porque día a día, y en especial hoy, parte del mérito de esta mujer trabajadora es de ellos, mi familia.

Y también de muchas mujeres/hombres personas luchadoras y valientes que he ido conociendo a lo largo de mi vida y que son para mí ejemplo y motivación.

Deja un comentario