Mi segundo primer año

Hoy estoy emocionada, con la cabeza repleta de recuerdos, ¿ya ha pasado 1 año?

Y miro fotos y vídeos, y vuelvo a sentir, a llorar, a sonreir, a oler y de nuevo llorar.

¿Qué os puedo contar de mi segundo primer año?…que ha sido completamente distinto al primer año de la hermana mayor. Yo me he sentido distinta, la bebé es distinta a su hermana, papi también ha cambiado, nuestra vida es distinta. 

Yo me siento distinta

Durante el embarazo, implicada de lleno en el trabajo y retomando mi carrera profesional de nuevo, pensaba que con tu llegada nada cambiaría, que a ti si te llevaría a los 5 meses a una guardería y que no te daría el pecho tantos meses. Pero para mi sorpresa todo cambió cuando te vi, cuando lo volví a sentir, por nada del mundo te soltaría de mis brazos y mi pecho. 

Pero lo que de verdad no me esperaba es que a los 5 meses te colgara en la mochila y emprendiera un nuevo modelo de trabajo, con mi bebé a cuestas literalmente, tú tan buena y tranquila que lo hacías tan fácil, y a mí me encantaba. Así seguimos varios meses, de proyecto en proyecto, juntas las 2 por las mañanas y también con la hermana mayor por las tardes, formamos un equipo de super-princesas. Había gente que no estaba de acuerdo, les parecía #malaprofesional y #malamadre, pero papi me decía: “si tú estás feliz así y las peques también, sigue apostando fuerte”. Menos mal que también conocí a otros profesionales que se alegraban al verte acompañarme a una reunión, y como buena comercial les devolvías una sonrisa y te los metías en el bolsillo, de nuevo haciendo más fácil mi trabajo.  Continuar leyendo “Mi segundo primer año”

Un día cualquiera de una mami cualquiera

¡Todos arriba!

Suena el despertador a las 8:00 am. Si no recuerdo mal, en esta noche la bebé nos había despertado solo 3 veces, la última a las 7 de la mañana que la cogí en brazos intentando calmar su llanto mientras que papi hacía un bibi.

Ducha rapidísima y un poco de maquillaje.

Es miércoles y toca preparar fruta para el desayuno en el cole de la hermana mayor, le corto unas fresas con una pizca de azúcar morena y a su mochila de Frozen. También relleno de pañales la mochila de Peppa Pig de la bebé para la guarde, heredada por supuesto.

Normalmente preparo por la noche la ropa de las dos princesas. En realidad no se tarda mucho y la podría coger del armario por la mañana directamente, pero la experiencia me dice que no deje en manos de papi la elección de la ropa de las princesas, y no es por cuestiones de estilo o combinaciones raras de colores, nada de eso, es porque suele confundirse bastante y les pone camisetas de pijamas o tallas equivocadas, a Jimena la de Natalia y viceversa. Se está convirtiendo en una costumbre que acueste por la noche a la hermana mayor con los leggins y la camiseta limpia que llevará al día siguiente 😂. Continuar leyendo “Un día cualquiera de una mami cualquiera”

Ipad en vigilancia

Soy una mami estricta, lo sé. Me gustan las normas, y no suelo permitir a la hermana mayor que se las salte. Digo “suelo” porque es verdad que alguna vez me he hecho la loca ante alguna trastada, y fijaros bien que he dicho “hacerme la loca” que es muy distinto a decir “vale, no pasa nada, pero no lo hagas más”, ya que de la última frase ella asimila que tampoco es para tanto, que al final esa norma no era tan importante, así que seguro que volverá a repetir la hazaña. Yo en esos casos, pocos, prefiero mirar para otro lado y disimular, encima hasta me hace gracia y todo sus expresiones de rebeldía…que también son importantes para forjar su personalidad.

Pues bien, a pesar de esto, os confieso que yo:

Le dejaba el ipad a la hermana mayor a la hora de comer.

Y es que decidí a los pocos meses de nacer ella que no iba a hacer caso a parientes, amigos y profesionales, y le iba a poner los videos del ipad a mi bebé mientras que yo le daba de comer, de merendar y de cenar.

A pesar de que esta idea no me gustara en absoluto, me dí cuenta de que me pasaba gran parte del día discutiendo con una bebé, que la hora de comer se estaba convirtiendo en un infierno, y cuándo entró en escena el preciado ipad…todo mi mundo de madre primeriza estresada se iluminó de repente. La bebé comía bien y rápido mientras sonreía viendo a pocoyó y compañía, las dos estábamos felices, y eso era lo que importaba. Recibía críticas, sí. Me daban igual, sí sí sí. Continuar leyendo “Ipad en vigilancia”

Ya no soy madre primeriza

Dos no es el doble…porque dos es experiencia.

Hoy quiero compartir con vosotr@s algunas anécdotas como bi-madre que sé que debería callarme.

El segundo hij@…

se duerme chupando un trozo de cochifrito. Los papis cenan con unos amigos y la bebé tiene sueño y empieza a ponerse quejosa, así que papi le deja coger un trozo grande de cochifrito y entonces…NO HAY BEBÉ. Después de un rato entretenida, mami la abraza y al mecerla un poco nos damos cuenta de que tiene los ojos cerrados mientras chupa el cochifrito como si fuera un chupete delicioso, y finalmente se duerme. El cochifrito a la basura y la bebé al cochecito.

se cae también de la cama. La hermana mayor se cayó del cambiador cuando tenía 4 meses y mami se prometió a sí misma que NUNCA la volvería a pasar algo así, pero una noche agotada de repente le despierta un fuerte llanto, se da cuenta de que la bebé no está entre sus brazos, chilla “¡ay mi bebé, ay mi bebé!” mientras intenta sin éxito encender la luz, alumbra con el móvil a la bebé tendida en el suelo…y efectivamente a esta malamadre se le ha caído de los brazos su bebé. Menos mal que al igual que con la hermana mayor no hubo que lamentar graves daños, solo la culpa, claro.

come papel, pegatinas y chupa rotuladores de colores. Y es que la bebé se empeña en jugar con su hermana mayor y sus cosas, y por más que mami intenta tener recogidos los juguetes, encuentra trozos de pegatina en el pañal del bebé, el rollo de papel mordido y la boca y la lengua de la bebé que cambian de color a veces. Continuar leyendo “Ya no soy madre primeriza”

Personajes de un cuento

Érase una vez, un rey que conquistó a su reina una noche en un baile, fue amor a primera vista.

Juntos tuvieron que superar algunos obstáculos, ya que el rey era un joven adulto y experimentado y ella solo una adolescente. Pero el destino había decidido esa noche que su amor sería fuerte y duraría para siempre.

Después de unos años, el rey la invitó a vivir a palacio. Se compraron un bello y veloz caballo negro al que llamaban “Audi”, que era el ojito derecho de la reina, una fantástica jinete. Pronto organizaron una preciosa boda: ceremonia emotiva, exquisito banquete, un baile atrevido y toda la alta sociedad invitada. El rey y la reina estaban felices y dispuestos a vivir muchas más aventuras juntos.

Un caluroso verano, el rey y la reina volvían de unas vacaciones en unas lejanas tierras del reino, cuando la reina se puso indispuesta, y el médico confirmó que estaba encinta. La noticia corrió de boca en boca por el reino y los reyes recibieron numerosas muestras de cariño, todos esperaban ya a conocer al heredero… Continuar leyendo “Personajes de un cuento”

Y tú, ¿por qué bailas?

¿Os ha pasado que un día cualquiera disfrutas de una conversación que te inspira, incluso que te cambia la vida?

El pasado domingo, después de disfrutar del 1er Encuentro ModoBloggerOn en Córdoba, a las 7 y pico de la tarde, daba un paseo con mi amiga Carmen, de elblogdelacarmela.com. Charlar con ella siempre es un acierto, y recordábamos cómo hace 4 meses estábamos en su casa cenando sushi y comprando el dominio de modomamion.com de manera inesperada, me embarcaba en un nuevo y desconocido proyecto, con algunas ideas claras pero aún no podía imaginar todo lo que me ha pasado desde entonces.

Hace unas semanas, en mi regalo de momentos – capítulo 3, descubrí una película con una frase que me hizo pensar mucho, y es que después de estos meses de escribir en el blog, superar mi timidez, ilusionarme y decepcionarme, de dormir muy poco pero sin parar de sonreir, después de dudas y de sentirme culpable, hoy puedo responder a la pregunta “y tú, ¿por qué bailas?”. Y la respuesta la quise compartir con otros bloggers en el #MBOday de este domingo. Y algunos de ellos también quisieron compartir con nosotros su respuesta, confieso que me emocioné muchísimo, sin duda fue mi parte preferida de este evento. Al final del post os dejo el vídeo de este momento. Continuar leyendo “Y tú, ¿por qué bailas?”

Regalo de momentos – capítulo 4

Después de días de preocupación y pesadillas, hoy he tenido una conversación que en el fondo sabía que algún día iba a tener, aunque no pensaba que fuera tan pronto, de un día para otro, pero la vida es así, que no sabes qué nos tiene preparados al despertar cada mañana.

No ha sido tan feliz como los otros regalos de momentos que he tenido, no lo he escogido, ha surgido así, y no estábamos a solas, pero sí me he quedado sola mientras volvía andando a mi casa y he repasado cada frase de nuestra conversación:

– Hola cariño mío, ¿dónde están las niñas?

– Están en casa con su papi, los he dejado a los tres metidos en la bañera, disfrutando juntos.

– ¿Están bien o siguen resfriadas?

– Están bien abuela, los moquillos de siempre, pero hasta que no llegue el verano es lo que toca, qué ganas tengo ya de veranito y buen tiempo.

– ¿Qué me ha pasado? ¿por qué ha sido? Si yo tengo siempre bien las analíticas y no me duele nada. Continuar leyendo “Regalo de momentos – capítulo 4”

Ya estoy muy cerca mi amor

Llevamos toda la semana que al volver del cole y antes de salir a la calle a las actividades flamenco-gimnastas, la hermana mayor me pide ver un ratito el vídeo de la boda de papi y mami en la tele, así que no he podido evitar ponerme nostálgica…cariño ¿te acuerdas cuando molábamos? 😋😊

Quería compartir con vosotr@s hoy una carta, unas palabras muy especiales de ese día, y que volvería a escribir muchas veces más.

Viernes 15 de julio de 2011…a pocos minutos de las 7 de la tarde…en el altar alguien le entrega una carta al novio…es de su futura esposa…

Hola mi vida,

Te has preguntado, ¿por qué en este día decides unirte a mí? Tú respuesta no la sé, lo que sí conozco es mi razón.

Tiene mucho que ver con tu encanto, tu sentido del humor, tus ojos, tus manos, tu cuerpo…

Te adoro y te admiro desde el día que te conocí. Continuar leyendo “Ya estoy muy cerca mi amor”

Conversaciones que inspiran

Hoy me siento bien, hasta sonrío sin darme cuenta, y no me importa que me haya quedado afónica, sin apenas voz, porque llevo 3 días disfrutando de conversaciones que inspiran. 

La segunda conversación fue una llamada de teléfono de casi 3 horas, en mi salón, con mis niñas a mi lado jugando (y llorando), hablando de eventos y proyectos, de maternidad y conciliación, de ideas sueltas, de amor y de odio, de aficiones, hasta de contabilidad e impuestos, de todo menos de meteorología… Dos mamis trabajadoras estábamos creando, motivadas pero confesando agotamiento, porque solo las mujeres somo capaces de pasar por casi todos los estados de ánimo reconocidos en una misma conversación: primero comenzamos con entusiasmo, nos sentimos poderosas, luego siempre dudamos de todo y parece que nos vence el pesimismo, después pasamos por el momento desahogo y confesión, y más dudas, pero la otra que escucha con empatía abre la veda de los consejos para transmitirte calma y rellena el frasco de paciencia, lo que provoca que pocos minutos después creamos tener alas, y tras la despedida nuestra mente parezca un motor a tope de revoluciones.

¿Y si os digo que durante estas tres horas de conversación telefónica recogimos la casa (cada una la suya), di de desayunar a mis hijas y cambié pañales, a la vez que escribía una lista de ideas inspiradoras que iban surgiendo? Continuar leyendo “Conversaciones que inspiran”

Operación destete – parte 4

El pasado 22 de enero os contaba cómo por fin (y sobre todo por recuperar algo de sueño) le había quitado el pecho a mi bebé de 9 meses en solo 2 días y sin apenas “pena” o resistencia de la pequeña, así que estaba tranquila y contenta con mi decisión a la espera de tan ansiada “noche del tirón”…

Pero lo que no os he contado es que justo 2 días después la bebé se puso malita, con un resfriado no muy grave, y….chachachachannnnnnnn….mami que se sentía culpable le volvió a ofrecer la teti de nuevo a la bebé llorona y triste…😶

Y es que la pobre no quería comer ni jugar, sólo quería estar en mis brazos y enganchada al pecho…y yo por supuesto estaba dispuesta a darle todo lo que necesitara, sin duda. Pero claro, volvimos inmediatamente a noches con desvelos cada hora y media. En menos de 48 horas había pasado la bebé de dormir por la noche 3-4 horas seguidas, sin teta, a despertarse cada hora y media, con teta…qué raro, pero sobre todo…¿qué hago?

Lo que sí parece haber cambiado es su apetito por otra comida que no sea el pecho, y de repente come más cantidad de triturado y ella sola ha empezado a demandar “trozos” de prácticamente cualquier cosa que comamos nosotros o que se encuentre por el suelo. Continuar leyendo “Operación destete – parte 4”