Tips de malamadre VS malaprofesional – Parte 5 – Semana Santa

Sigo compartiendo con vosotr@s mis confesiones como malamadre y malaprofesional, con el objetivo de reirnos de nosotras mismas, y de desahogarme un poco también tras estos días de Semana Santa.

Sabes que eres malaprofesional y malamadre si:

– aprovechas el miércoles de semana santa para quedarte sola en casa por la mañana mientras que las niñas están en la guarde, y lo único que se te ocurre hacer es trabajar en un nuevo proyecto, otro más. El plan inicial era ir al gym, de compras de moda de primavera y cafelito, pero al final “la cabra siempre tira para el monte”.

– celebras que se han dormido las princesas de camino a casa a medio día, y que se te quite la alegría cuando ves que el ascensor está roto y te toca subir 4 pisos con dos niñas durmiendo a cuestas y ordenador incluido (eso, o quedarte en el coche trabajando mientras se despiertan de la siesta las niñas).– dejas en el coche el portátil para no caer en la tentación de mandar un último mail en casa, que estamos de vacaciones y hay que desconectar (te repites una y otra vez mentalmente).

– animas y/o insistes a tu cuñada para que disfrute de 12 meses como mínimo de baja de maternidad.

– de hecho le confiesas que a veces quieres volver a quedarte embarazada solo por tener la excusa de estar todo el día en el sofá con un bebé en brazos y durmiendo a ratos, ¡qué tranquilidad y qué felicidad de esos meses de 2013!, pero luego recuerdas que eso fue con tu primer bebé…y que en este caso ya sería el tercero y no volverías a sentarte tranquila en el sofá jamás.

– mandas a papi y la hermana mayor de procesiones y a pedir cera para quedarme con terremoto Jimena en casa con el único plan de estar sentadas en el sofá.

– una vez más cambias el plan inicial, porque al final Jimena se duerme 3 horas de siesta y en vez de dormirme con ella me pongo a grabar un video tutorial para estrenar el canal de YouTube, ese nuevo proyecto.

– observas detenidamente a los guapos señores legionarios sin prestar atención a Jimena que intenta saltar la valla y casi cae de cabeza (esto no tiene nada que ver con ser #malaprofesional, pero os lo tenía que contar porque es de muuuuy malamadre).

– acudes a casa de los abuelos a comer para poder comenzar la promoción de un nuevo evento y enviar unos mails mientras las princesas juegan con los #titosdelipad y papi, la abuela pone la mesa y el abuelo cocina rico rico.

– llevas dos días familiares con el ordenador a cuestas en el cochecito al lado de los patines, y empiezo a no sentirme tan culpable y ver el lado positivo de la flexibilidad de mi trabajo.

– el lunes a la vuelta de vacaciones tu coche vuelve a la normalidad y contiene: portátil, mochila de las princesas con pañales, merienda y ropa de emergencias, mochila con la ropa del gym (piensas por si acaso algún día de estos puedo), y un paquete de tortitas de maíz que te ha dado papi, porque no se fía de que se me olvide desayunar o comer o merendar.

Pues así han sido estos días de semana santa en familia, sin desconectar mucho del trabajo, pero disfrutando de cada momento, es lo bueno de esta locura emprendedora, que puedo conectarme en cualquier lugar o posponer algo para más tarde.

Mi familia no está del todo contenta con esta situación, pero sé que se alegran por verme feliz con esta vida loca de malamadre y malaprofesional que llevo. Siempre tengo su apoyo.

Deja un comentario