Tips de malamadre VS malaprofesional – Parte 4 – Navidad

Sigo compartiendo con vosotr@s mis confesiones como malamadre y malaprofesional, con el objetivo de reirnos de nosotras mismas, y de desahogarme un poco también.

Y es que en esta época de vacaciones escolares, reuniones familiares y de amigos, y relajación generalizada de todos mis clientes y contactos de trabajo…tengo miles de anécdotas 🤪 porque sabes que eres malamadre y malaprofesional si:

  • compras un vaso termino en Amazon para desayunar en el coche y así ganas 15 minutos extra por la mañana para imprevistos: la hermana mayor no quiere ese pantalón y prefiere la falda rosa que está sin planchar, terremoto Jimena decide agacharse justo cuando va a salir de casa y hacer caca, mandar unos mails o mirar Instagram unos minutos metida en la cama.
  • Continuar leyendo “Tips de malamadre VS malaprofesional – Parte 4 – Navidad”

Qué confuso es el instinto materno

Hace unos días el instinto materno me jugó una mala pasada. Me sentía cansada, y sobre todo con el estómago muy revuelto, mareada…sí sí…seguro que estáis pensando lo mismo que pensé yo: “¡seguro que estaré embarazada!¡Ay Dios!”

El primer paso fue hacerme un test de embarazo que salió negativo, me tranquilizó, pero pasaban los días y yo seguía encontrándome mal, sabía que algo pasaba. Y no sé bien cómo ocurrió, pero de repente me encontré acariciando mi barriguita (o barrigón mejor dicho). Pero ¿qué nos pasa a las mamis locas? ¿creemos que tenemos energía infinita? ¿no tenemos bastante con el amor, y el trabajo, que nos dan las princesas? 

Pues es que estamos locas de remate, y es culpa de nuestro instinto maternal, de nuestra naturaleza, que ha provocado que en solo 1 minuto haya estado: asustada, feliz, preocupada, agobiada, sonriendo, emocionada y planeando una nueva vida. Me decía a mí misma: “no estás embarazada loca”, pero mi mente iba por otro lado pensando en posibles nombres… y mi corazón lloraba de miedo… una coctelera sin sentido.  Continuar leyendo “Qué confuso es el instinto materno”

Ya no soy madre primeriza

Dos no es el doble…porque dos es experiencia.

Hoy quiero compartir con vosotr@s algunas anécdotas como bi-madre que sé que debería callarme.

El segundo hij@…

se duerme chupando un trozo de cochifrito. Los papis cenan con unos amigos y la bebé tiene sueño y empieza a ponerse quejosa, así que papi le deja coger un trozo grande de cochifrito y entonces…NO HAY BEBÉ. Después de un rato entretenida, mami la abraza y al mecerla un poco nos damos cuenta de que tiene los ojos cerrados mientras chupa el cochifrito como si fuera un chupete delicioso, y finalmente se duerme. El cochifrito a la basura y la bebé al cochecito.

se cae también de la cama. La hermana mayor se cayó del cambiador cuando tenía 4 meses y mami se prometió a sí misma que NUNCA la volvería a pasar algo así, pero una noche agotada de repente le despierta un fuerte llanto, se da cuenta de que la bebé no está entre sus brazos, chilla “¡ay mi bebé, ay mi bebé!” mientras intenta sin éxito encender la luz, alumbra con el móvil a la bebé tendida en el suelo…y efectivamente a esta malamadre se le ha caído de los brazos su bebé. Menos mal que al igual que con la hermana mayor no hubo que lamentar graves daños, solo la culpa, claro.

come papel, pegatinas y chupa rotuladores de colores. Y es que la bebé se empeña en jugar con su hermana mayor y sus cosas, y por más que mami intenta tener recogidos los juguetes, encuentra trozos de pegatina en el pañal del bebé, el rollo de papel mordido y la boca y la lengua de la bebé que cambian de color a veces. Continuar leyendo “Ya no soy madre primeriza”