Celebrando un nuevo primer aniversario

Ya os contaba hace semanas que estaba tramando algo, algo grande, y es que quería organizar un 1er aniversario muy especial, porque hace un año que mi vida cambió de rumbo, personal y sobre todo profesionalmente, y ha sido un año fantástico, también complicado y con lágrimas pero viviendo momentos increíbles.

Y es que hace un año que comencé a crear FAMILY FUN CLUB, aunque al principio no era consciente de que este proyecto sería tan importante en mi vida. Comencé con el objetivo de ayudar a promocionar la escuela infantil de mis niñas, con mi bebé de 5 meses en brazos y buenos amigos conseguimos sacar adelante el primer gran proyecto, la Primera Jornada Infantil Family Fun Weekend.

Y pasó lo que pasa cuando consigues algo difícil… que “te vienes arriba”… y durante los siguientes meses continué organizando actividades de todo tipo, ayudando a la escuela infantil y a otras marcas de la ciudad con proyectos innovadores, gente trabajadora cuya ilusión es que los peques disfruten. Han sido unas jornadas geniales donde he conocido a mucha gente, me han felicitado y también me han criticado, he disfrutado pero también he pasado momentos duros de estrés en casa…desde el principio imaginé que sería un proyecto ambicioso, pero seguí mi intuición e hice lo que me hacía feliz…y aquí estamos, de celebración con un evento muy especial en el que llevo meses trabajando, que llegó por sorpresa, con una llamada importante seguida de una reunión que me inspiró y motivó más todavía…quién iba a ser sino una mami encantada con nuestro primer evento que me estaba ofreciendo la posibilidad de repetirlo y mejorarlo, gracias Emma. No podía pedir más, se estaba cumpliendo un sueño, y pensé “todo va a ir bien”.

Cada evento que hago es porque me identifico con él, tiene un objetivo, y en esta ocasión me he rodeado de marcas de Córdoba por las que apuesto y ponentes de lujo a los que admiro, y la temática que más me gusta, familias y niñ@s reunidos aprediendo y disfrutando a la vez.

¿Estoy estresada todo el día de un lado a otro? Sí. ¿Cada día aprendo mil cosas nuevas? Sí, y eso me da vida. ¿Trabajo muchas más horas que en mi trabajo anterior? Sí, sin duda. ¿Me siento malamadre y malaprofesional a cada instante, mezclado con dosis altas de culpa? Sí, sí, sí. ¿Tengo miedo al futuro? Por supuesto. ¿Mejor me retiro y me dedico a otra cosa? No, para nada.

– “Mami, de mayor quiero organizar eventos como tú”

– “Me encanta la idea, pues ahora te voy a enseñar el cartel del nuevo evento de mami y te cuento todos los talleres y cosas divertidas que vamos a hacer todo un fin de semana”

– “¡Bien mami! Cuéntame, cuéntame…

– Solo hay que entrar en la web e inscribirse en las conferencias y talleres que más te gusten 😉 en www.familyfunclub.es/inscripciones

¡Os espero a tod@s allí!😉

¿Bailamos?

Siempre he sufrido dolor de cuello y espalda: primero las clases de piano, estudiar, trabajar 16 horas delante del ordenador… Y luego fui mamá…y mi dolor ha empeorado considerablemente porque a mis princesas les encanta estar en brazos de mami, dormir encima de mami, comer encima de mami…y yo encantada, la verdad, disfruto mucho.

Aunque el fisioterapeuta (y mi madre) no piensa igual, y me mira con cara de asombro: “estás fatal niña, tú no puedes seguir así, te vas a buscar algo grave en la espalda”…En la última sesión de la semana pasada me recomendaron que hiciera algún tipo de ejercicio para fortalecer la espalda: pilates, yoga, danza… A mí me encanta bailar, así que empecé a consultar sitios cerca de mi casa para apuntarme a alguna clase…pero claro…mi niñero no llega a casa hasta las 9 de la noche, y no he encontrado nada a esas horas…además a esa hora me pongo en #modomamiautomático de baño,cena, bibi y a la cama…para nada me apetece coger el coche, hacer ejercicio y volver tarde a casa (y encontrarme a las princesas jugando con papi sin ganas de irse a dormir).

Como este plan no funciona, se me ocurre preguntar en varios centros si puedo acudir a clase por la tarde pero con “paquete” (mis princesas, por supuesto)…os imagináis la respuesta: “lo siento, no está permitido”… Continuar leyendo “¿Bailamos?”