Reflexiones con la hermana mayor

A las princesas y a mami nos encanta ir de vez en cuando al trabajo de papi por sorpresa y jugar allí un rato, la cara de felicidad que él pone al vernos no tiene precio.

Pero la hermana mayor me preguntó hace días:

– Mami hoy quiero ir a ver tu trabajo, que nunca me llevas.

– Cielo, es que mami trabaja en muchos sitios, cada día va de un lado para otro, y por las tardes trabaja en casa con el ordenador, a ti te encanta sentarte encima mía en el sofá mientras que escribo con el ordenador.

Pero una mañana, tras varios cambios de planes de trabajo, ya había llegado la hora de recogerla del cole de verano y aún me quedaban unas gestiones por hacer… y en vez de estresarme (porque yo soy muy de estresarme) pensé: “¡la oportunidad perfecta, voy a sorprenderla!”.

– Hola mi vida, ¿qué tal la mañana? ¿te lo has pasado bien? Hoy tengo una sopresa para ti…¡te voy a llevar a mi trabajo ahora y después vamos a comer juntas en mi restaurante favorito antes de recoger a la tata, ¿qué te parece la idea?

– ¡Mami me encantan las ideas que tienes! 😍

Feliz dando saltos me acompañó, callada y sonriente como siempre saludó a todos los que visitamos, tendría que estar hambrienta pero ni se quejaba, es verdad cuando os cuento que la hermana mayor es la niña más dulce y buena que he conocido (ya sé que está feo que lo diga la madre 😅).

Nos sentamos por fin en un restaurante que me encanta, Peggy Sue, pedimos fingers de pollo y espaguetis boloñesa (su comida favorita), y ella no podía estar más contenta mirando todos los detalles, y charlamos, porque nos encanta charlar:

– Mami, ¿cuándo empieza el cole?

– Este lunes, ahhh no, este lunes no, el siguiente, que me he equivocado.

– Mami estás un poco loquilla.

– Cariño es que tengo muchas cosas en la cabeza, pienso en un montón de cosas, por eso.

– Yo también pienso en muchas cosas y no estoy loca de la cabeza.

….😓😓…. no le pude contestar, me suele dejar sin palabras con su lógica aplastante. Y es que tiene razón, no hay que estresarse, es solo cuestión de ordenar las ideas.

– Mami, quiero ir a Londres para ver a los titos.

– ¿Quieres que te monte en un avión y pases unos días en Londres con los titos y luego vienes?

– Uuuummmm…¡no!

– ¿Nos vamos tú y yo y dejamos aquí a papi y a Jimena?

– ¡Sííííí!…bueno…nooo, nos vamos tú, yo y Jimena, y dejamos a papi aquí solito.

– ¿Y se va a quedar aquí papi solito?

– Bueno, mejor nos vamos los cuatro, ¡vamos a preguntarle a papá, vamos!

….de repente se acordó de sus titos, los #titosdelipad. Pero queda demostrado que si por ella fuera dejábamos a papi en tierra 😂😂😂😂…. cosa que me sorprende porque las princesas tienen papitis aguda.

– Mami, te voy a contar un secreto, mi amiga Irene me ha puesto caras feas, y he llorado.

– Cielo, ¿tú le has dicho que no te gusta que te haga eso? Cuando la veas se lo dices, y le explicas lo que mami siempre te dice: no hagas a los demás lo que no te gusta que te hagan a ti, ¿entiendes cariño?

– Sí mami, ya lo sé, ya me lo has dicho muchas veces, no me lo digas más. Y también le voy a decir a la seño que le castigue, “¡ea!”.

….🤔🤔  eso no era lo que le estaba intentado explicar. Espero que algún día lo entienda, el mundo es duro y hay personas que le harán daño, pero he aprendido que la empatía es la clave.

– Mami, para el cole de verano, quiero que me hagas siempre un bocadillo redondo pequeño.

– No había en la panadería así, pero he comprado unos que son alargados y muy blanditos, seguro que te gustan.

– No, pues coges uno grande y lo cortas en círculo pequeño.

…😧😩  de nuevo tiene razón, se podría hacer así efectivamente, pero cómo le explico que hago su bocadillo muy temprano aún medio dormida y a toda prisa para irme a trabajar. Tendré que ir por todas las panaderías hasta encontrar bollos pequeños redondos (o las medias noches de toda la vida). De mayor le recordaré que esta #malamadre le concedía todos los caprichos.

Mientras charlabamos, no paraba de oir de fondo a unos niños llorando y tirando cosas, no quise girarme a mirar a la madre porque bastante tendría ya ella con el disgusto como para que encima se sienta observada e incluso piense que la estoy juzgando. Lo que sí hice es apreciar y disfrutar muchísimo más este ratito de conversación tranquila con la hermana mayor, en realidad suelen ser siempre así de tranquilas, pero no valoramos eso…solo les regañamos cuando se ponen más nerviosas, y es que el consejo de premiar lo positivo es difícil de recordar a veces.

Ya nos íbamos para recoger a la bebé de la guardería, pido el postre para llevar (lo incluye el menú y no podía comer nada más), mira dentro de la bolsa y me dice:

– Mami, mira lo que nos han regalado, bizcocho de chocolate.

– Y ¿cómo saben que nos gusta el chocolate? ¿será magia?

– Creo que no tendrán otra cosa y nos han dado eso.

… 😄😉  ¿y ahora cómo te quedas? Planchada como yo seguro, y aterrada de miedo al pensar que con 4 años ya no crea que el restaurante es “mágico” y piense que nos han dado “las sobras”.

De camino al coche la hermana mayor me hizo reir con sus ideas:

– Mami, de mayor quiero ser seño y peluquera.

– Me parece buena idea, serás una seño excelente y una peluquera genial. ¿Tú sabes qué soy yo?

– Eres una mamá.

– ¿Ser mamá es un trabajo? Pues sí mi vida, es un trabajo, pero no es mi único trabajo ahora porque soy: mami de Natalia, mami de Jimena, organizo eventos y ayudo a persona a hacer su trabajo más rápido y mejor (esto último no espero que lo entienda, por eso cambié rápido de tema). Seguramente tú tendrás 2 trabajos cuando seas mayor, mamá y seño.

– No mamá, tendré 3 trabajos, porque peluquera también es un trabajo, que se te olvida loquilla. Y también quiero organizar eventos, como cuando organicé la fiesta de pijamas en casa con mis amigas y amigos del cole.

– Pues mamá te podrá enseñar y seremos compañeras de equipo, ya mismo tendremos un evento nuevo y necesitaré tu ayuda.

aquí aprovecho para deciros que muy pronto os contaré más detalles sobre los eventos que estoy preparando en www.familyfunclub.es, ¡no os lo perdáis!

Y entonces se acaba la paz y tranquilidad y comienza la “vuelta a casa”: niña al coche, en coche hasta la guardería, baja niña del coche, entra con niña a guardería, abrazo de la bebé, charla con la seño sobre qué ha comido y si ha hecho, niñas de la mano hacia el coche, meter niñas en el coche, música ambiente, en coche para casa, niñas dormidas en brazos del coche a casa, meter niñas en la cama, encender aire acondicionado, encender el ordenador, abrir el postre para llevar, arrasar con el brownie espectacular antes de que las princesas se despierten y me lo quiten, y mientras escribo este post 😉😙.

Volver a ser pequeña y disfrutar del arte

Hoy quería compartir con vosotr@s el gran descubrimiento de la hermana mayor este verano, y es que durante el mes de julio ha participado en un ciclo de verano impartido por Vanessa Navarro de Zinnia Expresión Creativa. La verdad es que hay muy pocas actividades con las que no disfrute la hermana mayor, pero es que con esta actividad ha alucinado desde el primer día, os prometo que todas las mañanas justo al abrir los ojos lo primero que hacía era preguntar si ese día tendría “clase de arte”, con una sonrisa de oreja a oreja. Continuar leyendo “Volver a ser pequeña y disfrutar del arte”

La terrible enfermedad que se cura con gusanitos

Antecedentes:

Familia de vacaciones, princesas felices en la piscina pasando mucho tiempo con mami y papi. Comiendo mucho helado y poca fruta. Una escena normal y corriente.

Un día, la princesa bebé comienza a mostrar signos de enfado seguido de llanto que poco a poco se hace más agudo. De momento se calma. Al rato vuelve el llanto, incluso se observa que la bebé se tumba en el suelo y “patalea”, mami decide ignorarla y “que se le pase sola” pero papi la coge en brazos y con un poco de pan o galletas consigue calmarla rápidamente. De momento nada preocupa a esta familia.

Síntomas del día de la consulta: 

El llanto de la bebé ahora es mucho más intenso, no quiere jugar, no quiere comer melocotón, tira de un manotazo la botella de agua al suelo, sigue llorando. La cara se le ha puesto muy roja y ha empezado a sudar mucho mientras el sonido del llanto continuo empieza a molestar al resto de familias sentadas alrededor. Mami aguanta el tirón y la sujeta en brazos mientras que la bebé da patadas y dice en alto “que se le pase sola, es una rabieta”, pero papi está preocupado y cree que la bebé está gravemente enferma, no es normal ese llanto y está convencido de que algo malo le pasa a su princesita.

Diagnóstico: Continuar leyendo “La terrible enfermedad que se cura con gusanitos”

Mami déjame que yo lo hago

¿Os ha pasado alguna vez que no habéis sabido explicar correctamente a vuestro peque algo? Os pongo un ejemplo: “Cariño, si algo es mentira, significa que no es verdad, ¿lo entiendes ahora?” “Y mami, ¿qué significa verdad?” 😥

Pues esa fase o periodo del “¿y por qué?” de la hermana mayor ya la he pasado, al menos eso creo. Pero ahora estamos inmersas de lleno en la fase titulada como este post: “Mami déjame que yo lo hago”.

Desde el inicio de curso de infantil, la seño nos insistió en que teníamos que favorecer el desarrollo de la autonomía de nuestros hij@s: que se limpie el culito sol@, que coma sol@ en el comedor, que explique en clase sus trabajos y se acostumbre a hablar ante el público, etc…

Como madre normal y corriente, la primera reacción es decir: “¡ooohhh, si no puede hacer eso sola, si es muy pequeña, qué empeño en forzar el aprendizaje, ya aprenderá más adelante!”. ERROR. Cuando pasan los primeros días del curso, observas que la hermana mayor está feliz y se ha adaptado sin problemas a estos cambios en el cole, una vez más los niñ@s nos sorprenden con sus tremendas capacidades. Continuar leyendo “Mami déjame que yo lo hago”

Tips de padrazo y/o padre del año

Me encantó publicar el post de “tips de madre NO primeriza” y recibir comentarios sobre vuestras anécdotas también, así que me puse a preparar una segunda lista de tips…pero se me ocurrió una idea: ¿y cuáles son las aventuras de los padrazos?¿cómo lo viven y se organizan?

Hoy comparto con vosotr@s algunas locuras del encantador papi de mis princesas, para mí el “padrazo del año” o “padre coraje”.

El auténtico padrazo

  • empapela todas las esquinas en forma de pico de los muebles de casa con goma espuma blandita color azul chillón y cinta americana. Lógicamente, estropeando por completo el diseño y estilismo del hogar, e incluso guardando muebles preciosos y caros en el trastero con la promesa de “será sólo un tiempo, seguro que no se estropearán y pronto tendrás de nuevo el salón de tus sueños, cariño”.

 

  • quita los tiradores de los cajones de la cocina, salón y entrada de la casa, porque son altamente peligrosos. En su lugar, coloca cuerdas para poder tirar de ellas para abrir el cajón, o directamente tienes que dejarte las uñas y las yemas de los dedos. El resultado: acumulamos las cosas en la mesa y estanterías para no tener que hacer malabares para abrir el cajón sin tirador, y la bebé se entretiene en tirar de las cuerdas y abrir el resto de cajones una y otra vez.
  • Continuar leyendo “Tips de padrazo y/o padre del año”

La hermana mayor tiene novio

– Mami, ¿sabes que tengo novio? Se llama Rodrigo y es de mi clase. Es un secreto y no se lo puedes decir a nadie, ni a papá tampoco.

– Vale mi vida, es nuestro secreto.

No os puedo expresar con palabras la sonrisa que la hermana mayor tenía al pronunciar el nombre de “Rodrigo”…la de un primer amor 💑💘.

Yo no supe bien qué decir: no sabía si debía hacer una fiesta y aplaudir, o no tomarle en serio y decirle “si eres muy pequeña”, o incluso reñirle o algo. Al final me quedé callada y le dí un beso. Y lo que es más importante, le guardé el secreto de verdad, no se lo conté a nadie porque sabía que al final le sacarían el tema y ella sabría que había sido yo, y esperé, me costó pero esperé.

Y pasaron casi dos semanas cuando una noche estábamos los cuatro en el sofá y ella me miró sonriendo de nuevo y empezó a contarle a su papi su historia de amor. Él sorprendido no paraba de preguntarle cosas sobre el niño en cuestión, y mientras yo empecé a grabar la conversación, para que siempre quede el recuerdo. 

– Pero ¿tu novio es guapo? Continuar leyendo “La hermana mayor tiene novio”

Tips de madre NO primeriza

Como veo que os gustó mucho el anterior post de “ya no soy madre primeriza“…aquí os dejo otra lista de confesiones o tips de mami no primeriza:

El segundo hij@…

se duerme con una cuchara en la mano. Pues sí, que ya todo da igual, que si a ella le hace feliz no se la voy a quitar, aunque si quisiera quitársela no podría porque, en mi caso, la segunda hija viene con triple ración de genio y fuerza. Lo que pasa es que aprendes a enfadarte solo por lo verdaderamente importante…porque de otra forma estarías TODO el rato enfadada.

come galletas del suelo. Papi tenía una regla de los “5 segundos”, es decir, que si estaba algo en el suelo menos de 5 segundos entonces la hermana mayor lo podía volver a chupar o comer sin problema. Pero con la bebé ya ni contamos hasta 5, nos limitamos a resoplar pensando “¡si no pasa naaaa!”.

va sin atar en el cochecito. Sé que es muy probable que la bebé un día se caiga del cochecito al suelo, pero es que tengo comprobado que si la dejo a su aire sin atar va mucho más tranquila sentada. Si lo piensas tiene que ser molesto que te quieras mover y unas cuerdas horribles te lo impidan…yo me revelaría también ¿será cuestión de personalidad? Con la hermana mayor no daba tiempo a ver su reacción al atarla, porque puedo contar con una mano las veces que ha ido sentada en el cochecito mirando el paisaje…de ahí que tenga las cervicales en “rompan filas”.  Continuar leyendo “Tips de madre NO primeriza”

Mi segundo primer año

Hoy estoy emocionada, con la cabeza repleta de recuerdos, ¿ya ha pasado 1 año?

Y miro fotos y vídeos, y vuelvo a sentir, a llorar, a sonreir, a oler y de nuevo llorar.

¿Qué os puedo contar de mi segundo primer año?…que ha sido completamente distinto al primer año de la hermana mayor. Yo me he sentido distinta, la bebé es distinta a su hermana, papi también ha cambiado, nuestra vida es distinta. 

Yo me siento distinta

Durante el embarazo, implicada de lleno en el trabajo y retomando mi carrera profesional de nuevo, pensaba que con tu llegada nada cambiaría, que a ti si te llevaría a los 5 meses a una guardería y que no te daría el pecho tantos meses. Pero para mi sorpresa todo cambió cuando te vi, cuando lo volví a sentir, por nada del mundo te soltaría de mis brazos y mi pecho. 

Pero lo que de verdad no me esperaba es que a los 5 meses te colgara en la mochila y emprendiera un nuevo modelo de trabajo, con mi bebé a cuestas literalmente, tú tan buena y tranquila que lo hacías tan fácil, y a mí me encantaba. Así seguimos varios meses, de proyecto en proyecto, juntas las 2 por las mañanas y también con la hermana mayor por las tardes, formamos un equipo de super-princesas. Había gente que no estaba de acuerdo, les parecía #malaprofesional y #malamadre, pero papi me decía: “si tú estás feliz así y las peques también, sigue apostando fuerte”. Menos mal que también conocí a otros profesionales que se alegraban al verte acompañarme a una reunión, y como buena comercial les devolvías una sonrisa y te los metías en el bolsillo, de nuevo haciendo más fácil mi trabajo.  Continuar leyendo “Mi segundo primer año”

Un día cualquiera de una mami cualquiera

¡Todos arriba!

Suena el despertador a las 8:00 am. Si no recuerdo mal, en esta noche la bebé nos había despertado solo 3 veces, la última a las 7 de la mañana que la cogí en brazos intentando calmar su llanto mientras que papi hacía un bibi.

Ducha rapidísima y un poco de maquillaje.

Es miércoles y toca preparar fruta para el desayuno en el cole de la hermana mayor, le corto unas fresas con una pizca de azúcar morena y a su mochila de Frozen. También relleno de pañales la mochila de Peppa Pig de la bebé para la guarde, heredada por supuesto.

Normalmente preparo por la noche la ropa de las dos princesas. En realidad no se tarda mucho y la podría coger del armario por la mañana directamente, pero la experiencia me dice que no deje en manos de papi la elección de la ropa de las princesas, y no es por cuestiones de estilo o combinaciones raras de colores, nada de eso, es porque suele confundirse bastante y les pone camisetas de pijamas o tallas equivocadas, a Jimena la de Natalia y viceversa. Se está convirtiendo en una costumbre que acueste por la noche a la hermana mayor con los leggins y la camiseta limpia que llevará al día siguiente 😂. Continuar leyendo “Un día cualquiera de una mami cualquiera”

Ipad en vigilancia

Soy una mami estricta, lo sé. Me gustan las normas, y no suelo permitir a la hermana mayor que se las salte. Digo “suelo” porque es verdad que alguna vez me he hecho la loca ante alguna trastada, y fijaros bien que he dicho “hacerme la loca” que es muy distinto a decir “vale, no pasa nada, pero no lo hagas más”, ya que de la última frase ella asimila que tampoco es para tanto, que al final esa norma no era tan importante, así que seguro que volverá a repetir la hazaña. Yo en esos casos, pocos, prefiero mirar para otro lado y disimular, encima hasta me hace gracia y todo sus expresiones de rebeldía…que también son importantes para forjar su personalidad.

Pues bien, a pesar de esto, os confieso que yo:

Le dejaba el ipad a la hermana mayor a la hora de comer.

Y es que decidí a los pocos meses de nacer ella que no iba a hacer caso a parientes, amigos y profesionales, y le iba a poner los videos del ipad a mi bebé mientras que yo le daba de comer, de merendar y de cenar.

A pesar de que esta idea no me gustara en absoluto, me dí cuenta de que me pasaba gran parte del día discutiendo con una bebé, que la hora de comer se estaba convirtiendo en un infierno, y cuándo entró en escena el preciado ipad…todo mi mundo de madre primeriza estresada se iluminó de repente. La bebé comía bien y rápido mientras sonreía viendo a pocoyó y compañía, las dos estábamos felices, y eso era lo que importaba. Recibía críticas, sí. Me daban igual, sí sí sí. Continuar leyendo “Ipad en vigilancia”