Palabras de hermana mayor

Este verano mi hermano pequeño se casó con la mujer de su vida, y fue un verdadero honor para mí que me pidieran decir unas “palabras” en la ceremonia. Unos días antes escribí en casa algunos borradores…pero no me gustaban nada…tenía que esperar a que llegara la inspiración (como siempre me pasa) y justo la noche anterior a la boda, cuando las niñas y papi dormían, escribí un discurso que nada tenía que ver con lo que había escrito antes para ellos. Y a una hora de la ceremonia, en la recepción del hotel, pedí a los amigos de mi hermano ayuda, solo les dije “coged cada uno un papel y cuando os mire en la iglesia decid en alto la palabra que he escrito”…confieso que esta parte fue demasiado improvisada, pero sabía que iba a quedar original, y por supuesto podía contar con ellos, son geniales y sin apenas vergüenza.

Hoy me encantaría compartir con vosotros ese momento mágico:

Buenas tardes a todos,

Quiero empezar por dar las gracias, por si no consigo terminar de leer estas palabras por la emoción.

Continuar leyendo “Palabras de hermana mayor”

Regalo de momentos – capítulo 2

Ya os conté mi idea de autoregalo por mis 30 añazos en el capítulo 1.

Para mi PRIMER MOMENTO he elegido ser yo la única protagonista, un momento para mí (y os prometo que no tengo por costumbre ser la primera…).

Pensé…¿Piedad, qué te apetece hacer? Y lo primero que me vino a la cabeza fue “¡CABARET!”.

Había visto por todos sitios la publicidad de que estaría en Córdoba el musical, un día incluso miré los horarios de las funciones…pero no me decidía. Al hacerme la pregunta yo misma…salió mi instinto más musical y bohemio, y es que me encanta cantar, sobre todo en el coche cuando voy sola (que son muy pocas veces…y en la ducha ya solo canto “un barquito chiquitito” para calmar a la bebé mientras que termino de secarme). Pregunté a papi para confirmar que me hacía el relevo, #somosequipo, y me compré mi entrada en la fila 3 de butacas…¡qué emoción! Continuar leyendo “Regalo de momentos – capítulo 2”

Regalo de momentos – capítulo 1

Amigos y amigas…

Hoy es mi cumpleaños…😓😓 cumplo 30 añazos 😭😭…y confieso que tengo una “crisis”.

Solo deciros que esta semana me he teñido el pelo por primera vez (solo unas mechas) y me he comprado una chaqueta de estilo “rockero” de la sección de ropa para adolescentes (talla 14 años).

 

Look rockero con mechas y cazadora – Crisis de los 30

 

Pero bueno, como persona madura, esposa y madre que soy, he decidido no hacer más locuras y pensar en mi regalo de cumpleaños, y en una noche de desvelo inspirador lo he decidido: Continuar leyendo “Regalo de momentos – capítulo 1”

Operación destete – Parte 3

Bueno…como una #malamadre de manual…hace unos días mi bebé se cayó de mi cama. Me quedé dormida mientras le daba el pecho y de repente oigo su llanto y a oscuras siento que no está en mis brazos y sólo podía decir “¡ay mi niña, ay mi niña!”…sabía que esto iba a pasar tarde o temprano, no duermo mucho y eso me está pasando factura.

Tras la caída, estuve toda la mañana sin moverme del sofá y de la manta de juegos dedicada exclusivamente a la bebé, porque me quería asegurar de que se encontraba perfectamente de salud por el golpe, pero también porque la culpa no me permitía dejar de besarla y abrazarla sin pensar en nada más que en ella.

Pues esa mañana decidí que había sido el momento del destete final y definitivo…sí, así es, ya no me resultaba agradable ni cómoda esta situación de lactancia materna nocturna a demanda y colecho con final doloroso, y seguramente a la bebé también le empezaba a molestar (sobre todo por el chichón de la cabeza).  Continuar leyendo “Operación destete – Parte 3”

No soy superwoman

Parece que ahora está de moda esta frase…incluso venden camisetas con el logo, nos hace gracia. Pero qué pasa cuando realmente un día paras y te dices a ti misma esa frase, cuando lo sientes de verdad en tu propia piel…ya no hace tanta gracia. Pues sí, estás agotada, no llegas a todo, no están todos contentos, te sientes siempre culpable…pero es que no tienes superpoderes…no haces magia…no tienes una reserva inagotable de energía y sonrisas…no eres superwoman, ya lo sabes y tienes que aceptarlo. Y luego queda lo más duro…”des”acostumbrar a los demás y mostrarles verdaderamente cómo te sientes y qué es lo que te apetece (principalmente dormir…en mi caso)…adivina qué pasará…pues que te dirán que ya estás en crisis de nuevo…que eres “mu exagerá”…que te tomes una valeriana y no digas tonterías…y con suerte se apiadaran de ti y te dirán que eres la mejor y que lo estás haciendo SUPER bien!!

Y luego están las “otras mamis” que te miran como si fueras un bicho raro…pero no te lo tomes como algo personal…no lo hacen conscientemente…nos han programado así…como superwomans con sonrisa perfecta y vida perfecta y marido perfecto y niños perfectos y casa perfecta. Continuar leyendo “No soy superwoman”

¿Duermes sola? No, gracias

Una noche cualquiera…

5:23 horas de la madrugada: la hermana mayor se desvela y papi se acerca a su habitación a consolarla, mientras enciende todas las luces, y en menos de 20 segundos ya está de vuelta con ella y la acuesta entre nosotros dos (nuestro papi está repleto de amor…pero de muy poca paciencia). Confieso que me encanta cuando ella se queda dormida rápidamente, feliz de estar en nuestra cama, y yo me aprovecho y le doy besitos, y siento paz al recordar como yo de pequeña (y no tan pequeña) lloraba asustada sola en mi cuarto cada noche.

Continuar leyendo “¿Duermes sola? No, gracias”

Operación destete – Parte 2

Hoy he dejado al bebé y a la hermana mayor con los abuelos y titos a las 14 h… y he vuelto a recogerlas ¡a las 21 h.!…(solo he llamado 2 veces y he mirado el móvil unas 1000 veces…) y resumo brevemente la experiencia: ansiedad cuando he cogido el abrigo para irme y dejarlas, más ansiedad mientras me alejaba andando por la calle, relajación justo a la vuelta de la esquina, sonrisas e ilusión mientras charlaba con unos amig@s que no veía desde hace años, orgullo al enseñar las fotos de mi familia, y después de unas horas disfrutando de ser una mamá sin niñas sentada en un bar de copas (que parecía imposible hace una semana)…llego a casa de los abuelos y la hermana mayor directamente pasa por mi lado y va a abrazar a su papá primero…(chassssssss ya se me ha borrado la sonrisa) y la bebé en brazos de su abuela con una galleta riquísima que le impide hacer el mínimo gesto al verme…(y yo con el pecho que me va a explotar al saber que ya estaba llegando a su lado)…

Conclusión: ellas han estado encantadas toda la tarde, mimadas y felices, a los abuelos y “titosdelipad” se les cae la baba, la bebé no se ha acordado de la teta entre potito, fruta, yogur y galletas, y la mamá ha pasado un rato “distinto”, y para mi sorpresa ahora no me siento muy “malamadre”. Continuar leyendo “Operación destete – Parte 2”

Operación destete – Parte 1

Parece que voy a comenzar hoy la temida pero necesaria “operación destete”…tendré que ser fuerte y paciente porque va a llorar mucho…venga…ánimo…

…50 segundos más tarde…

Ooooohhhh… pobrecita…si es que quiere su teta…(por fin silencio y la bebé dormida…con la teta claro…jijiji).

…Seguiré intentándolo…

 

Siempre culpable

Desde mis primeros recuerdos…

Quería dejar el conservatorio de piano pero no quería desilusionar a mis padres después de todo su esfuerzo…lo dejo por fin con 15 años…me sentí culpable.

Era más lista que mi hermano porque estudiaba el día de antes del examen y mis padres lo comparaban conmigo…me sentía culpable.

Al parecer he tenido éxito y ligaba más que mis compañeras de cole, sin quererlo llamaba más la atención…culpable.

Mi madre me pedía agotada que no discutiera más con mi hermano y que le ayudara a recoger la mesa, yo lo hacía pero sin parar de rechistar, no olvido sus miradas de enfado y tristeza…otra vez culpable.

Para que no me afecten tanto los problemas cotidianos de mi familia y amigos, intento aparentar que no me importa y no pregunto para no tener que oir la respuesta…pero me siento culpable. Continuar leyendo “Siempre culpable”

Lloro por dentro

Mientras que la hermana mayor disfruta de su clase de gimnasia rítmica (tiene 3 años y lo único que hace es correr de un lado a otro y dar saltos), la bebé y yo tomamos café con otras mamis…y siempre salen temas interesantes y entretenidos…pero hoy al escuchar a una de ellas no he podido evitar llorar por dentro, estremecida, asustada, tremendamente triste, por dentro claro, por fuera le he sonreído y he hablado positivamente. Su historia de enfermedad, tumores, dolor, rehabilitación, superación…y lucha…mucha lucha…me va a quitar el sueño durante unos días. Solo pensaba que si me pasara a mí seguramente no podría llevarlo así…no tendría esa fuerza.

Y luego abro Facebook y la primera foto que veo tiene la frase: “Mira a tu alrededor…¿de verdad necesitas tener más suerte?”…pues si, tremendamente afortunada me siento.