Segunda maternidad, una revolución en su alimentación

Con la hermana mayor el tema “alimentación” era un grave problema al principio, bueno grave para mí porque el pediatra no paraba de recomendarme que tuviera más paciencia.

Y llega el segundo bebé, empezamos bien con lactancia materna exclusiva que consigo alargar hasta los 6 meses, cuando comienzo a introducir el resto de alimentos, al principio siguiendo las indicaciones oficiales del pediatra, pero en unas semanas la bebé quería más, quería probar lo que su hermana y yo comíamos, y como ya no estás tan muerta de miedo como con la primera (ya no soy madre primeriza), le dábamos a probar de todo respetando obviamente las pautas de la edad-alimentos para no correr riesgos de reacciones alérgicas, con seguridad pero se lo ofrecíamos en trozos y por separado para que pudiera apreciar los sabores y las texturas. No os puedo explicar la felicidad que siento cuando la veo con ganas de comer y probar cosas.

Yo no sabía qué era el método #blw, pero una vez más el instinto de una madre actuó por sí solo, y ahora la bebé devora la fruta en trozos, bueno, se lo come todo, y estoy convencida de que dejar la comida triturada con apenas 9 meses y solo 2 dientes fue un acierto, porque veo como disfruta de la hora de la comida. Continuar leyendo “Segunda maternidad, una revolución en su alimentación”

Aprender a educar me inspira

Hace una semanas viajé a Écija con mucha ilusión a disfrutar de una tarde de reflexión sobre la educación de nuestros hij@s.

Recogí a las princesas del cole, les di un beso y me despedí de ellas en la puerta de casa de la abuela. En el viaje en coche disfruté de buena música y pude charlar por teléfono con papi de nuestras cosas. Aún no sabía si todo el esfuerzo por acudir a este evento iba a merecer la pena.

Pero hoy puedo decir que fueron más de 5 horas seguidas de conferencias INCREÍBLES, enfocadas sobre todo a docentes pero también a muchos papis y mamis que estuvimos muy atentos, y quería compartir con vosotr@s las frases que más me impactaron y motivaron. Continuar leyendo “Aprender a educar me inspira”

Regalo de momentos – capítulo 6 – A las estrellas

Hola tita, ¿cómo estás hoy? ¿a que no sabes a quien tengo delante? Estoy con tu hijo Danielillo, que de “illo” tiene ya poco porque me saca 2 cabezas y se le ha puesto voz de hombre. Le he invitado a pasar un par de días conmigo y las princesas, que nos vemos poco.

Te confieso que me entran ganas de pegarle un “guantazo” cada 5 minutos, está con el pavo bien agarrado, me recuerda a mi hermano, qué difícil era tener paciencia con él también. Pero tengo que decirte que es guapo, guapísimo, y alto, y con mirada de seductor y una sonrisa encantadora. Tiene carácter y es auténtico, pese a presentar rasgos confusos propios de la adolescencia, veo en el ya su personalidad, es un pillín muy listo, conseguirá lo que quiera. Y yo lo admiro por eso, por mostrarse tal y como es, mientras me habla y me “chincha”, no puedo evitar reirme con sus ocurrencias, yo recuerdo que siempre me ocultaba y no mostraba mi verdadera voz, pero él es un chulo, y seguro que eso le trae algún que otro problemilla, pero yo por callarme tanto también los tuve, así que prefiero mil veces que haya sacado ese carácter y que sea un poco “pasota”. Continuar leyendo “Regalo de momentos – capítulo 6 – A las estrellas”

Reflexiones con la hermana mayor

A las princesas y a mami nos encanta ir de vez en cuando al trabajo de papi por sorpresa y jugar allí un rato, la cara de felicidad que él pone al vernos no tiene precio.

Pero la hermana mayor me preguntó hace días:

– Mami hoy quiero ir a ver tu trabajo, que nunca me llevas.

– Cielo, es que mami trabaja en muchos sitios, cada día va de un lado para otro, y por las tardes trabaja en casa con el ordenador, a ti te encanta sentarte encima mía en el sofá mientras que escribo con el ordenador.

Pero una mañana, tras varios cambios de planes de trabajo, ya había llegado la hora de recogerla del cole de verano y aún me quedaban unas gestiones por hacer… y en vez de estresarme (porque yo soy muy de estresarme) pensé: “¡la oportunidad perfecta, voy a sorprenderla!”. Continuar leyendo “Reflexiones con la hermana mayor”

Hacer ejercicio en casa TAMPOCO es la solución

Volvemos de las vacaciones con muchos retos, motivada con listas interminables de cosas por hacer este curso. El primer objetivo es “PONERME EN FORMA”, ya sé que es muy poco original, pero la manera de ponerlo en práctica en mi caso sí lo es…y os lo muestro en este divertido video casero que he preparado.

¡¡Espero que os guste!!!

https://youtu.be/E0PCe6xo98Y

Y mis mamis, ¿cuál es vuestro truco para estar en forma? Como podéis ver en el vídeo necesito ideas. Continuar leyendo “Hacer ejercicio en casa TAMPOCO es la solución”

Qué confuso es el instinto materno

Hace unos días el instinto materno me jugó una mala pasada. Me sentía cansada, y sobre todo con el estómago muy revuelto, mareada…sí sí…seguro que estáis pensando lo mismo que pensé yo: “¡seguro que estaré embarazada!¡Ay Dios!”

El primer paso fue hacerme un test de embarazo que salió negativo, me tranquilizó, pero pasaban los días y yo seguía encontrándome mal, sabía que algo pasaba. Y no sé bien cómo ocurrió, pero de repente me encontré acariciando mi barriguita (o barrigón mejor dicho). Pero ¿qué nos pasa a las mamis locas? ¿creemos que tenemos energía infinita? ¿no tenemos bastante con el amor, y el trabajo, que nos dan las princesas? 

Pues es que estamos locas de remate, y es culpa de nuestro instinto maternal, de nuestra naturaleza, que ha provocado que en solo 1 minuto haya estado: asustada, feliz, preocupada, agobiada, sonriendo, emocionada y planeando una nueva vida. Me decía a mí misma: “no estás embarazada loca”, pero mi mente iba por otro lado pensando en posibles nombres… y mi corazón lloraba de miedo… una coctelera sin sentido.  Continuar leyendo “Qué confuso es el instinto materno”

La terrible enfermedad que se cura con gusanitos

Antecedentes:

Familia de vacaciones, princesas felices en la piscina pasando mucho tiempo con mami y papi. Comiendo mucho helado y poca fruta. Una escena normal y corriente.

Un día, la princesa bebé comienza a mostrar signos de enfado seguido de llanto que poco a poco se hace más agudo. De momento se calma. Al rato vuelve el llanto, incluso se observa que la bebé se tumba en el suelo y “patalea”, mami decide ignorarla y “que se le pase sola” pero papi la coge en brazos y con un poco de pan o galletas consigue calmarla rápidamente. De momento nada preocupa a esta familia.

Síntomas del día de la consulta: 

El llanto de la bebé ahora es mucho más intenso, no quiere jugar, no quiere comer melocotón, tira de un manotazo la botella de agua al suelo, sigue llorando. La cara se le ha puesto muy roja y ha empezado a sudar mucho mientras el sonido del llanto continuo empieza a molestar al resto de familias sentadas alrededor. Mami aguanta el tirón y la sujeta en brazos mientras que la bebé da patadas y dice en alto “que se le pase sola, es una rabieta”, pero papi está preocupado y cree que la bebé está gravemente enferma, no es normal ese llanto y está convencido de que algo malo le pasa a su princesita.

Diagnóstico: Continuar leyendo “La terrible enfermedad que se cura con gusanitos”

Tips de malamadre VS malaprofesional – Parte 2

Sigo compartiendo con vosotr@s mis confesiones como malamadre y malaprofesional, con el objetivo de reirnos de nosotras mismas, y de desahogarme un poco también.

Si eres una malamadre y malaprofesional sabes que…

– algunas veces, o quizás muchas, sueles hacerte la dormida los sábados o domingos por la mañana para que las princesas con suerte sigan en la cama un rato más, o por la noche a su lado para que dejen de jugar y se duerman.

– o les dejas ver los dibus el fin de semana para dormir un rato más (que se lo digan a mi amiga Maria Jesús).

– un día a la salida del cole te enteras que la hermana mayor organiza sus propios eventos, y lleva planeando desde hace semanas una “fiesta de pijamas” en casa con sus amigas de clase. De tal palo, tal astilla.

– has cenado una bolsa de chuches de algún cumple de la hermana mayor, y de postre un minikitkat, o dos o tres. Solo para que ella no se los coma, claro. Continuar leyendo “Tips de malamadre VS malaprofesional – Parte 2”

Regalo de Momentos – Capítulo 5 – Aniversario de boda

Hace meses que me propuse regalarme momentos a solas con personas de mi entorno (regalo de momentos – capítulo 4), y conmigo misma, y el pasado sábado elegí al rey de mi casa, papi de mis princesas y mi mejor amigo

Me sirvió la excusa de celebrar nuestro 6° aniversario de boda y en apenas 1 hora tenía organizado un día completo a solas con él. Aunque el sábado empezó con pequeñas mentiras que le hicieron enfadar y estar muy serio, y es que le levanté temprano diciéndole que íbamos a dejar a las niñas con los abuelos un par de horas para que él me acompañara a las rebajas y se pusiera a hacer colas y a traerme tallas (no entiendo su enfado porque era un planazo 😂). Mientras que vestía a las princesas no paraba de quejarse diciéndome que me fuera yo sola, que él prefería disfrutar de las niñas en casa o en la piscina, que los fines de semana solo quiere pasar el máximo tiempo posible con ellas.

Ya os he contado que es todo un padrazo, y me costó muchísimo convencerle. Pero cuando al fin nos montamos en el coche solos tras dejar a las princesas, le miré y le conté los verdaderos planes y que lo acababa de secuestrar durante las próximas 24 horas. Su ojos brillaron y ya no se le borró la sonrisa en todo el fin de semana (bueno, aún le dura 😉). Continuar leyendo “Regalo de Momentos – Capítulo 5 – Aniversario de boda”

Mami déjame que yo lo hago

¿Os ha pasado alguna vez que no habéis sabido explicar correctamente a vuestro peque algo? Os pongo un ejemplo: “Cariño, si algo es mentira, significa que no es verdad, ¿lo entiendes ahora?” “Y mami, ¿qué significa verdad?” 😥

Pues esa fase o periodo del “¿y por qué?” de la hermana mayor ya la he pasado, al menos eso creo. Pero ahora estamos inmersas de lleno en la fase titulada como este post: “Mami déjame que yo lo hago”.

Desde el inicio de curso de infantil, la seño nos insistió en que teníamos que favorecer el desarrollo de la autonomía de nuestros hij@s: que se limpie el culito sol@, que coma sol@ en el comedor, que explique en clase sus trabajos y se acostumbre a hablar ante el público, etc…

Como madre normal y corriente, la primera reacción es decir: “¡ooohhh, si no puede hacer eso sola, si es muy pequeña, qué empeño en forzar el aprendizaje, ya aprenderá más adelante!”. ERROR. Cuando pasan los primeros días del curso, observas que la hermana mayor está feliz y se ha adaptado sin problemas a estos cambios en el cole, una vez más los niñ@s nos sorprenden con sus tremendas capacidades. Continuar leyendo “Mami déjame que yo lo hago”