Regalo de Momentos – Capítulo 5 – Aniversario de boda

Hace meses que me propuse regalarme momentos a solas con personas de mi entorno (regalo de momentos – capítulo 4), y conmigo misma, y el pasado sábado elegí al rey de mi casa, papi de mis princesas y mi mejor amigo

Me sirvió la excusa de celebrar nuestro 6° aniversario de boda y en apenas 1 hora tenía organizado un día completo a solas con él. Aunque el sábado empezó con pequeñas mentiras que le hicieron enfadar y estar muy serio, y es que le levanté temprano diciéndole que íbamos a dejar a las niñas con los abuelos un par de horas para que él me acompañara a las rebajas y se pusiera a hacer colas y a traerme tallas (no entiendo su enfado porque era un planazo 😂). Mientras que vestía a las princesas no paraba de quejarse diciéndome que me fuera yo sola, que él prefería disfrutar de las niñas en casa o en la piscina, que los fines de semana solo quiere pasar el máximo tiempo posible con ellas.

Ya os he contado que es todo un padrazo, y me costó muchísimo convencerle. Pero cuando al fin nos montamos en el coche solos tras dejar a las princesas, le miré y le conté los verdaderos planes y que lo acababa de secuestrar durante las próximas 24 horas. Su ojos brillaron y ya no se le borró la sonrisa en todo el fin de semana (bueno, aún le dura 😉).

El resultado fueron muchos momentos geniales: volvimos a pasear cogidos de la mano y abrazados, comimos en la misma mesa y a la vez mientras que nos mirábamos a los ojos todo el tiempo, fuimos de tiendas relajadamente y al cine a ver su peli favorita, y bailamos pegados mientras nos tomábamos unos mojitos, solitos y tan felices, nunca nos ha hecho falta estar rodeados de gente para reirnos y charlar durante horas. Charlamos de nuestros trabajos, de las niñas, de la familia, y de recuerdos de cuando molábamos 😎.

Yo no podía dejar de mirarle y sonreir. Él me decía que me necesitaba, que me echaba de menos, pasar estas horas a solas le estaba encantando, me daba las gracias por la sorpresa. Yo sí que estaba feliz de tenerlo solo para mí. Éramos los de siempre, a pesar de que nuestra vida sea muy distinta, no ha cambiado cómo me hace sentir a su lado.

Mañana es nuestro 6 ° aniversario de boda, y confieso que estoy emocionada

Hay una película que me encanta y que he visto cien veces, se llama “Todos los días de mi vida”. La protagonista pierde la memoria en un accidente y no recuerda a su atractivo marido, para ella es un completo desconocido, y él intenta desesperadamente volverla a conquistar reviviendo de nuevo sus momentos más especiales como pareja, los que marcaron la diferencia: la primera vez que se vieron, el primer beso, el primer “te quiero”…

Yo recuerdo la primera vez que nos vimos: en una famosa discoteca el viernes 7 de noviembre de 2003. Yo no quería casi ni hablar con él porque era mayor que yo y además justo antes me habían presentado a “su supuesta novia”. Pero recuerdo cómo me hizo reir con sus originales coreografías.

Nuestro primer beso: estábamos bailando pegaditos en un bar, después de casi 2 meses “como amigos”, y por fin me agarró fuerte y me besó durante varias canciones seguidas, sin parar, mientras nuestros amigos aplaudían emocionados. 
Pero antes del momento beso, recuerdo otro primer momento especial cuando me acarició la rodilla mientras volvíamos de una pequeña ruta en moto a Villaviciosa, se me quitó todo el frío de golpe. A día de hoy después de 14 años sigue causando en mí el mismo efecto. 

¿Y la primera vez que le dije te quiero o nos dijimos te quiero? Ni idea, lo he olvidado, aunque sí recuerdo que nos lo decíamos cien veces todos los días, de verdad, por teléfono, por mensajes, en persona, entre besos. Y que me encantaba cuando lo decía en italiano, todavía me saca una sonrisa este recuerdo. 

Últimamente nos lo decimos menos, sobre todo en persona y entre besos, algún día suelto sacamos tiempo para escribirlo en un mensaje, así que he preparado este post, para decirle que me volvería a enamorar de él mil veces más, de cómo me mira, de su sonrisa, de su cuerpo de infarto, su risa y gran corazón, su amistad, incluso de su mal humor que crece con la vejez 😋.

Y es que estoy segura de que aunque pierda la memoria de los últimos 14 años…me volvería a conquistar, le volvería a elegir para compartir mi vida y para formar nuestra familia. No cambiaría nada, porque me hace feliz pensar en todo lo que nos ha pasado y lo que nos queda por vivir y disfrutar. Somos un equipo, personajes de un cuento con miles de historias graciosas.

TE QUIERO, TI VOGLIO BENE, MY LOVE.

Ni que decir tiene que os recomiendo 100 % que disfrutéis de un regalo de momentos con vuestras parejas…¡a solas! 

Y si has llegado leyendo hasta aquí…me encantaría sorprenderte y compartir contigo un vídeo especial de mi boda de un momento único: pincha aquí.

Sígueme y comparte:

Deja un comentario