Reflexiones con la hermana mayor

A las princesas y a mami nos encanta ir de vez en cuando al trabajo de papi por sorpresa y jugar allí un rato, la cara de felicidad que él pone al vernos no tiene precio.

Pero la hermana mayor me preguntó hace días:

– Mami hoy quiero ir a ver tu trabajo, que nunca me llevas.

– Cielo, es que mami trabaja en muchos sitios, cada día va de un lado para otro, y por las tardes trabaja en casa con el ordenador, a ti te encanta sentarte encima mía en el sofá mientras que escribo con el ordenador.

Pero una mañana, tras varios cambios de planes de trabajo, ya había llegado la hora de recogerla del cole de verano y aún me quedaban unas gestiones por hacer… y en vez de estresarme (porque yo soy muy de estresarme) pensé: “¡la oportunidad perfecta, voy a sorprenderla!”.

– Hola mi vida, ¿qué tal la mañana? ¿te lo has pasado bien? Hoy tengo una sopresa para ti…¡te voy a llevar a mi trabajo ahora y después vamos a comer juntas en mi restaurante favorito antes de recoger a la tata, ¿qué te parece la idea?

– ¡Mami me encantan las ideas que tienes! 😍

Feliz dando saltos me acompañó, callada y sonriente como siempre saludó a todos los que visitamos, tendría que estar hambrienta pero ni se quejaba, es verdad cuando os cuento que la hermana mayor es la niña más dulce y buena que he conocido (ya sé que está feo que lo diga la madre 😅).

Nos sentamos por fin en un restaurante que me encanta, Peggy Sue, pedimos fingers de pollo y espaguetis boloñesa (su comida favorita), y ella no podía estar más contenta mirando todos los detalles, y charlamos, porque nos encanta charlar:

– Mami, ¿cuándo empieza el cole?

– Este lunes, ahhh no, este lunes no, el siguiente, que me he equivocado.

– Mami estás un poco loquilla.

– Cariño es que tengo muchas cosas en la cabeza, pienso en un montón de cosas, por eso.

– Yo también pienso en muchas cosas y no estoy loca de la cabeza.

….😓😓…. no le pude contestar, me suele dejar sin palabras con su lógica aplastante. Y es que tiene razón, no hay que estresarse, es solo cuestión de ordenar las ideas.

– Mami, quiero ir a Londres para ver a los titos.

– ¿Quieres que te monte en un avión y pases unos días en Londres con los titos y luego vienes?

– Uuuummmm…¡no!

– ¿Nos vamos tú y yo y dejamos aquí a papi y a Jimena?

– ¡Sííííí!…bueno…nooo, nos vamos tú, yo y Jimena, y dejamos a papi aquí solito.

– ¿Y se va a quedar aquí papi solito?

– Bueno, mejor nos vamos los cuatro, ¡vamos a preguntarle a papá, vamos!

….de repente se acordó de sus titos, los #titosdelipad. Pero queda demostrado que si por ella fuera dejábamos a papi en tierra 😂😂😂😂…. cosa que me sorprende porque las princesas tienen papitis aguda.

– Mami, te voy a contar un secreto, mi amiga Irene me ha puesto caras feas, y he llorado.

– Cielo, ¿tú le has dicho que no te gusta que te haga eso? Cuando la veas se lo dices, y le explicas lo que mami siempre te dice: no hagas a los demás lo que no te gusta que te hagan a ti, ¿entiendes cariño?

– Sí mami, ya lo sé, ya me lo has dicho muchas veces, no me lo digas más. Y también le voy a decir a la seño que le castigue, “¡ea!”.

….🤔🤔  eso no era lo que le estaba intentado explicar. Espero que algún día lo entienda, el mundo es duro y hay personas que le harán daño, pero he aprendido que la empatía es la clave.

– Mami, para el cole de verano, quiero que me hagas siempre un bocadillo redondo pequeño.

– No había en la panadería así, pero he comprado unos que son alargados y muy blanditos, seguro que te gustan.

– No, pues coges uno grande y lo cortas en círculo pequeño.

…😧😩  de nuevo tiene razón, se podría hacer así efectivamente, pero cómo le explico que hago su bocadillo muy temprano aún medio dormida y a toda prisa para irme a trabajar. Tendré que ir por todas las panaderías hasta encontrar bollos pequeños redondos (o las medias noches de toda la vida). De mayor le recordaré que esta #malamadre le concedía todos los caprichos.

Mientras charlabamos, no paraba de oir de fondo a unos niños llorando y tirando cosas, no quise girarme a mirar a la madre porque bastante tendría ya ella con el disgusto como para que encima se sienta observada e incluso piense que la estoy juzgando. Lo que sí hice es apreciar y disfrutar muchísimo más este ratito de conversación tranquila con la hermana mayor, en realidad suelen ser siempre así de tranquilas, pero no valoramos eso…solo les regañamos cuando se ponen más nerviosas, y es que el consejo de premiar lo positivo es difícil de recordar a veces.

Ya nos íbamos para recoger a la bebé de la guardería, pido el postre para llevar (lo incluye el menú y no podía comer nada más), mira dentro de la bolsa y me dice:

– Mami, mira lo que nos han regalado, bizcocho de chocolate.

– Y ¿cómo saben que nos gusta el chocolate? ¿será magia?

– Creo que no tendrán otra cosa y nos han dado eso.

… 😄😉  ¿y ahora cómo te quedas? Planchada como yo seguro, y aterrada de miedo al pensar que con 4 años ya no crea que el restaurante es “mágico” y piense que nos han dado “las sobras”.

De camino al coche la hermana mayor me hizo reir con sus ideas:

– Mami, de mayor quiero ser seño y peluquera.

– Me parece buena idea, serás una seño excelente y una peluquera genial. ¿Tú sabes qué soy yo?

– Eres una mamá.

– ¿Ser mamá es un trabajo? Pues sí mi vida, es un trabajo, pero no es mi único trabajo ahora porque soy: mami de Natalia, mami de Jimena, organizo eventos y ayudo a persona a hacer su trabajo más rápido y mejor (esto último no espero que lo entienda, por eso cambié rápido de tema). Seguramente tú tendrás 2 trabajos cuando seas mayor, mamá y seño.

– No mamá, tendré 3 trabajos, porque peluquera también es un trabajo, que se te olvida loquilla. Y también quiero organizar eventos, como cuando organicé la fiesta de pijamas en casa con mis amigas y amigos del cole.

– Pues mamá te podrá enseñar y seremos compañeras de equipo, ya mismo tendremos un evento nuevo y necesitaré tu ayuda.

aquí aprovecho para deciros que muy pronto os contaré más detalles sobre los eventos que estoy preparando en www.familyfunclub.es, ¡no os lo perdáis!

Y entonces se acaba la paz y tranquilidad y comienza la “vuelta a casa”: niña al coche, en coche hasta la guardería, baja niña del coche, entra con niña a guardería, abrazo de la bebé, charla con la seño sobre qué ha comido y si ha hecho, niñas de la mano hacia el coche, meter niñas en el coche, música ambiente, en coche para casa, niñas dormidas en brazos del coche a casa, meter niñas en la cama, encender aire acondicionado, encender el ordenador, abrir el postre para llevar, arrasar con el brownie espectacular antes de que las princesas se despierten y me lo quiten, y mientras escribo este post 😉😙.

Deja un comentario