Operación destete – parte 4

El pasado 22 de enero os contaba cómo por fin (y sobre todo por recuperar algo de sueño) le había quitado el pecho a mi bebé de 9 meses en solo 2 días y sin apenas “pena” o resistencia de la pequeña, así que estaba tranquila y contenta con mi decisión a la espera de tan ansiada “noche del tirón”…

Pero lo que no os he contado es que justo 2 días después la bebé se puso malita, con un resfriado no muy grave, y….chachachachannnnnnnn….mami que se sentía culpable le volvió a ofrecer la teti de nuevo a la bebé llorona y triste…😶

Y es que la pobre no quería comer ni jugar, sólo quería estar en mis brazos y enganchada al pecho…y yo por supuesto estaba dispuesta a darle todo lo que necesitara, sin duda. Pero claro, volvimos inmediatamente a noches con desvelos cada hora y media. En menos de 48 horas había pasado la bebé de dormir por la noche 3-4 horas seguidas, sin teta, a despertarse cada hora y media, con teta…qué raro, pero sobre todo…¿qué hago?

Lo que sí parece haber cambiado es su apetito por otra comida que no sea el pecho, y de repente come más cantidad de triturado y ella sola ha empezado a demandar “trozos” de prácticamente cualquier cosa que comamos nosotros o que se encuentre por el suelo.

Cosas de princesas: mi bebé se ha convertido en un “bebé aspiradora” después del destete fallido.

Así que después de mes y medio de la operación destete – parte 3, aquí sigo desvelada a las 5 y pico de la mañana, escribiendo posts y curioseando las redes sociales, mientras que la bebé duerme en medio de papi y mami tan ricamente, hasta dentro de 20 min aprox, y la hermana mayor en su cuarto solita, aunque también se unirá pronto con nosotros como cada noche sobre las 7 y pico que se suele desvelar y echamos el último sueñecito todos juntos antes de comenzar con el lunes. Aunque me temo que pronto llegará el día en el que, en plena crisis de sueño y contractura cervical, lo vuelva a intentar, el destete parte 5…

¿Qué os digo? que no hay reglas, que no te puedes comparar con nadie ni por supuesto decir “yo nunca…”, que no puedes criticar un post o una conversación de una mami con ojeras, que tu vida (amor, trabajo, blog, actividades, siesta, comida…) la marcarán tus hij@s y sus necesidades y cuanto antes lo aceptemos y nos adaptemos mejor para ellos y para nosotros, que a pesar de todo te sientes feliz y afortunada de tener tu familia y un motivo por el que intentar ser mejor persona cada día, por ellos y por ti, pero sobre todo por ellos, mis personajes de cuento.

¡Ahhh! y que prefiero mil veces que mis desvelos nocturnos sean porque mi bebé necesita tener cerca a su mami, solo por eso, nada grave ni complicado, simplemente por un bebé pidiendo amor…eso sí que es un buen motivo de desvelo…bueno, confieso que también echo de menos otro tipo de desvelo que también implicaba amor, pero claro, hemos dicho que ahora mandan los peques y tenemos que aceptarlo y adaptarse…eso hemos dicho…¿no? 😉

Deja un comentario