Ipad en vigilancia

Soy una mami estricta, lo sé. Me gustan las normas, y no suelo permitir a la hermana mayor que se las salte. Digo “suelo” porque es verdad que alguna vez me he hecho la loca ante alguna trastada, y fijaros bien que he dicho “hacerme la loca” que es muy distinto a decir “vale, no pasa nada, pero no lo hagas más”, ya que de la última frase ella asimila que tampoco es para tanto, que al final esa norma no era tan importante, así que seguro que volverá a repetir la hazaña. Yo en esos casos, pocos, prefiero mirar para otro lado y disimular, encima hasta me hace gracia y todo sus expresiones de rebeldía…que también son importantes para forjar su personalidad.

Pues bien, a pesar de esto, os confieso que yo:

Le dejaba el ipad a la hermana mayor a la hora de comer.

Y es que decidí a los pocos meses de nacer ella que no iba a hacer caso a parientes, amigos y profesionales, y le iba a poner los videos del ipad a mi bebé mientras que yo le daba de comer, de merendar y de cenar.

A pesar de que esta idea no me gustara en absoluto, me dí cuenta de que me pasaba gran parte del día discutiendo con una bebé, que la hora de comer se estaba convirtiendo en un infierno, y cuándo entró en escena el preciado ipad…todo mi mundo de madre primeriza estresada se iluminó de repente. La bebé comía bien y rápido mientras sonreía viendo a pocoyó y compañía, las dos estábamos felices, y eso era lo que importaba. Recibía críticas, sí. Me daban igual, sí sí sí.

Y todo ha ido bien hasta hace unas semanas. La hermana mayor empezó a concentrarse tanto en los vídeos que me costaba que dejara el ipad y empezara con otra actividad: baño, clases de baile, jugar con mamá y las manualidades, incluso cuándo íbamos a casa de los yayos y los abuelos, ella sólo les pedía ver sus tablets y papi y yo veíamos que se pasaba el rato y no se relacionaba ni jugaba con ellos, que era realmente el principal objetivo de hacerles la visita, que disfrutaran de la princesa.

Además el tiempo que tardaba en comer cada día se estaba prolongando ya demasiado. Sabíamos que teníamos que parar esto.

¿Qué hemos decidido? Ya no se come viendo el ipad, sino que ahora el “ratito de ipad” es el premio por: comer solita y acabarse el plato. Y todo en un tiempo relativamente razonable. 

¿Cuántos de estos premios tiene al día? Sólo hay un único “ratito de ipad” al día, y muy breve, lo que tardo en recoger la cena, poner el lavavajillas y preparar las mochilas del día siguiente…10-15 minutos máximo. 

¿Y cuándo vamos a ver a los yayos y a los abuelos? Esto cuesta un poco más porque ellos se rinden muy fácilmente a las súplicas de la princesa, y a los papás nos suelen hacer poco caso, y si no estamos delante ya ni te cuento. Pero seguiremos insistiendo en esto, porque al final tanto ellos como las princesas se alegrarán de disfrutar de más tiempo de calidad juntos, porque es que la hermana mayor está ahora en su mejor momento por todo lo que charla y lo que te ríes de sus puntazos. Y este tiempo, estos momentos, ya nunca volverán.

Pues así estamos, con el ipad en vigilancia 24 horas, educando lo mejor que sabemos, con amor pero marcando límites (bueno, a papi le cuesta un poco más ponerse serio con ellas, y entonces mami se tiene que poner seria con los 3).

¿Qué hemos conseguido? Pues como suele pasar, los niños se adaptan muy rápido a los cambios y a las normas si éstas se mantienen con firmeza y su cumplimiento se recompensa con muestras de cariño, atenciones y juegos. Así que ahora come mucho más rápido y sin apenas rechistar se acaba el plato, aunque a veces se distrae y se levanta de la silla mientras come, pero entonces mami la mira y ella se da cuenta de que si no se sienta y sigue comiendo no habrá premio hoy. Y esto último también es importante, que seguimos un buen consejo de un psicólogo que nos dijo a un grupo de padres que no seamos “rencorosos” con nuestros hijos y que los castigos sean con carácter inmediato y breve, es decir, que en nuestro caso, le dejamos hoy sin ipad pero mañana tendrá una nueva oportunidad para hacerlo bien y poder disfrutar de su premio sin rencores.

Os iré contando los avances 😉 porque a vosotros también os suena esta película ¿verdad?

Sígueme y comparte:

Un comentario en “Ipad en vigilancia

Deja un comentario