Siempre culpable

Desde mis primeros recuerdos…

Quería dejar el conservatorio de piano pero no quería desilusionar a mis padres después de todo su esfuerzo…lo dejo por fin con 15 años…me sentí culpable.

Era más lista que mi hermano porque estudiaba el día de antes del examen y mis padres lo comparaban conmigo…me sentía culpable.

Al parecer he tenido éxito y ligaba más que mis compañeras de cole, sin quererlo llamaba más la atención…culpable.

Mi madre me pedía agotada que no discutiera más con mi hermano y que le ayudara a recoger la mesa, yo lo hacía pero sin parar de rechistar, no olvido sus miradas de enfado y tristeza…otra vez culpable.

Para que no me afecten tanto los problemas cotidianos de mi familia y amigos, intento aparentar que no me importa y no pregunto para no tener que oir la respuesta…pero me siento culpable. Continuar leyendo “Siempre culpable”

Lloro por dentro

Mientras que la hermana mayor disfruta de su clase de gimnasia rítmica (tiene 3 años y lo único que hace es correr de un lado a otro y dar saltos), la bebé y yo tomamos café con otras mamis…y siempre salen temas interesantes y entretenidos…pero hoy al escuchar a una de ellas no he podido evitar llorar por dentro, estremecida, asustada, tremendamente triste, por dentro claro, por fuera le he sonreído y he hablado positivamente. Su historia de enfermedad, tumores, dolor, rehabilitación, superación…y lucha…mucha lucha…me va a quitar el sueño durante unos días. Solo pensaba que si me pasara a mí seguramente no podría llevarlo así…no tendría esa fuerza.

Y luego abro Facebook y la primera foto que veo tiene la frase: “Mira a tu alrededor…¿de verdad necesitas tener más suerte?”…pues si, tremendamente afortunada me siento.

Reto conseguido

Domingo 20/11/16, 22 h y pico de la noche, estamos en casa los cuatro por fin después de un fin de semana intenso de FAMILY FUN WEEKEND, la bebé se ha dormido y cojo en brazos a la hermana mayor, ella se sorprende y me abraza tiernamente. La llevo a su cama y me tumbo con ella (más sorprendida estaba ella todavía), papi le trae un bibi y se lo bebe mientras que la abrazo, le acaricio el pelo, le hago una simple broma y reímos a carcajadas, a oscuras sigue contándome cosas, pasa de un tema a otro emocionada (pensaría “mamá está conmigo en mi cama y estoy súper contenta porque nunca lo hace, siempre está durmiendo a la hermana y papá es quien me cuenta un cuento y me duerme…”). Yo mientras no paro de pensar “qué pena que con la preparación del evento no les he prestado suficiente atención ni a mis niñas ni al papá, estos días no he sido una buena madre”…(otra vez culpable)…pero empiezo a escuchar a la hermana mayor y me doy cuenta de que lo que me cuenta tan emocionada son todas las anécdotas divertidas que ha vivido este fin de semana…“mamá me lo he pasado muy bien en la fiesta que hemos ido este fin de semana…”…y le digo “te acuerdas bebé que mamá ha estado trabajando con el ordenador y el teléfono muchos días en casa verdad? pues mamá estaba preparando esta fiesta tan chuli…te ha gustado?…”. En la oscuridad podía ver la sonrisa de ella contándome que había aprendido palabras en inglés, que le contaron un cuento de una hada y de una luna que tenía ojos, boca y nariz, que le ayudó a una seño a preparar pan…y mientras nos abrazábamos y reíamos… Papi hizo el relevo y vino a contarle un cuento…y mami emocionada ya se sentía un poco menos culpable. Continuar leyendo “Reto conseguido”